24/05/2024 07:53:15 PM
24/05/2024 07:53:15 PM

Feijóo ordena una «ofensiva total» contra el fiscal general y lo llevará al acto del 26M

El Partido Popular sabe por experiencia que cada vez que Pedro Sánchez tiene una «semana negra» reacciona tratando de colonizar las pocas instituciones que aún escapan a su control y una de ellas es precisamente la judicatura. Esta vez, en la que los jueces han propinado dos severos varapalos a su fiscal general, no va a ser una excepción.

Alberto Núñez Feijóo lejos de amedrentarse, va a seguir denunciando el «bochornoso espectáculo» que está protagonizando Álvaro García Ortiz con sus actuaciones y ha dado la orden al PP para que «ponga en marcha todas las iniciativas a su alcance para intentar propiciar su cese», según señalan fuentes populares.

 

El PP, no obstante, no se llama a engaño y sabe que Ortiz no tiene intención dimitir ni Sánchez de cesar a uno de sus más fieles peones, por lo que los populares van a convertir ese atrincheramiento, «en un motivo más para acudir a la manifestación del próximo 26 de mayo en Madrid», apuntan desde la calle Génova.

Desde el PP ya anticipan que «no va a caer en la trampa que le quiere tender Sánchez que no es otra que acusarle de boicotear la renovación del CGPJ y así tener carta blanca para cambiar las reglas del juego».

Prueba de que Álvaro Ortiz se quiere atrincherar es que ha recusado a los cuatro magistrados del Tribunal Supremo que pueden tumbar su nombramiento en el caso de que prospere el recurso presentado en ese sentido en febrero por la Asociación Independiente de fiscales. Magistrados que son precisamente los mismos que han anulado el nombramiento de Dolores Delgado como Fiscal de Sala de Memoria Democrática.

 

 

Si la última vez que un juez osó contrariar a Pedro Sánchez y abrió una investigación a su mujer se encerró en Moncloa y fingió dimitir, ahora en el PP están convencidos de que «prepara el asalto final al Tribunal Supremo y a los jueces a no ser que lo evitemos», señalan desde la dirección del Partido a ESdiario.

 

Un asalto que pasaría por renovar el Consejo General del Poder Judicial dejando fuera a Feijóo si no se aviene a negociar con las reglas de Moncloa. El gobierno baraja varias fórmulas: desde rebajar las mayorías parlamentarias, renovar por partes para esquivar al PP o la conocida como vía ‘Guilarte’ que privaría al CGPJ de elegir jueces. Atajos que permitirían al Gobierno controlar a los jueces y especialmente a los del Tribunal Supremo.

El Gobierno aprovecharía el cierto vacío de poder que se abre entre la celebración de las elecciones europeas el próximo 9 de junio y la elección de su nueva cúpula – el pleno inaugural de la legislatura se celebra el 15 de julio- para llevar a cabo sus planes.

Feijóo lejos de amedrentarse, va a seguir denunciando el «bochornoso espectáculo» que está protagonizando García Ortiz y ha dado la orden al PP para que «ponga en marcha todas las iniciativas a su alcance para intentar propiciar su cese», señalan fuentes populares.

Alberto Núñez Feijóo, sin embargo, no se lo va a poner fácil y desde el PP ya anticipan que «no va a caer en la trampa que le quiere tender Pedro Sánchez que no es otra que acusarle de boicotear la renovación y así tener carta blanca para cambiar las reglas del juego». Feijóo ya anunciado que tras los comicios europeos va a seguir negociando, que «no se va a levantar de la mesa» y exigiendo a la vez que se cambie la ley para que los jueces elijan a los jueces.

Así que, si Sánchez pretende tirar por la calle de en medio, y en contra de lo que dice la Unión Europea, rebajar las mayorías- amén de propiciar que sean los fiscales y no los jueces los que instruyan- no tendrá a nadie a quien echar la culpa porque Feijóo se va a cuidar muy mucho de no caer en esta nueva emboscada.