25/06/2024 03:04:58 PM
25/06/2024 03:04:58 PM

Un experto destapa el sufrimiento que la Reina Letizia intenta ocultar sin éxito

La Reina Letizia decidió protagonizar todo un golpe de efecto para dar a conocer de la manera más natural la afección que sufre en el pie izquierdo: su aparición sentada durante el besamanos de los Reyes de España en Países Bajos supuso una revolución a nivel internacional pero dejó bien claro el problema de salud que sufre la esposa de Felipe VI y que le impide permanecer de pie y quieta durante mucho tiempo. 

A estas alturas ya casi todo el mundo sabe o ha leído que se trata de un neuroma de Morton, lo que le dificulta que pueda caminar con normalidad con tacones y, de hecho, desde entonces se ha podido ver a Doña Letizia luciendo deportivas en sus actos oficiales o bailarinas y manoletinas planas de piel suave y cómoda.

Sin embargo, tal como ha señalado el experto Julio García Gómez en Informativos Telecinco, sigue sin ser un camino de rosas para ella y, según si visión especializada, durante el Día de las Fuerzas Armadas su rostro mostró especialmente el padecimiento que sufre por la enfermedad: «Estoicamente mantiene rostro firme y elevada la barbilla. No obstante, donde más podemos apreciar la expresión gestual de la dolencia es en sus ojos. Habitualmente son expresivos y brillantes y ahora se muestran más hundidos a pesar de que el maquillaje intenta destacarlos. La mirada es ahora más lejana dirigida a un punto no concreto del lugar donde aparece».

También percibe otro de los aspectos de dolor contenido en la boca: «El rictus de padecimiento, ese aspecto fijo o transitorio del rostro al que se atribuye la manifestación de un determinado estado de ánimo, queda patente en los labios que cierran más de lo habitual la comisura en señal de tensión».

Lo que desvelan los gestos de la Reina Letizia

En este punto se remite al Sistema de Codificación Facial de Acciones del psicólogo Paul Ekman, según el cual «ojos y boca junto a rostro tensionado están siendo microexpresiones de las emociones de Letizia en sus actos públicos. Son instantes muy breves con intervalos de unos dos segundos donde pasa del rostro sereno a algo más tensionado por la dolencia del pie».

Gestos y muestras de expresión que, concluye el experto en comunicación, expresión y lenguaje verbal y gestual, «que dan las claves del dominio del espacio escénico en los lugares públicos donde aparece la Reina, que está realizando un esfuerzo especial por saber estar a la altura de las circunstancias con su mejor aspecto facial y corporal a pesar de las señales que nos descubre el lenguaje no verbal que es imposible disimular porque entronca con nuestro ser más profundo y emocional».