28/05/2024 12:51:02 AM
28/05/2024 12:51:02 AM

Tres fechas del calendario amargan a Sánchez: al limbo su «plan» contra jueces y periodistas

El renacido Pedro Sánchez y su ofensiva para “regenerar” la democracia y apuntalar la endeble coalición gubernamental y parlamentaria va a chocar en días con la cruda realidad. Y van a demostrar a los asesores monclovitas hasta qué punto el presidente del gobierno -utilizando terminología estadounidense- es un pato cojo. Atrapado entre dos contiendas electorales, sin actividad en el Congreso para tirar de BOE oportunamente y con la amnistía varada en el Senado.

 

Mientras propios y extraños esperan que Sánchez concrete sus medidas regeneradoras sobre jueces y periodistas, el calendario se ha tornado en contra de los intereses del líder del PSOE y le va a obligar a conformarse con la estrategia mitinera de las catalanas y en su gira por los medios afines, lo que a su juicio son pata negra periodística y no “pseudo”. Porque el próximo trimestre pinta oscuro para la estrategia de Moncloa.

 

Sánchez, en su sorpresiva visita al Valle de los Caídos antes de su «retiro» para reflexionar.

 

En primer lugar está una evidencia. El Gobierno no va a tener Presupuestos Generales y además sobre el Ministerio de Hacienda planea la exigencia de Bruselas de un primer ajuste de 10.000 millones de euros por el abultado déficit y deuda pública española.

En segundo lugar, Sánchez tampoco va a tener fondos para los proyectos estrella de Yolanda Díaz, los más golosos para el electorado de izquierdas: la nueva subida del SMI o la ampliación de los permisos de paternidad y ayudas a la infancia. La razón es que ante la cita de las europeas, la Cortes van a reducir al mínimo su actividad legislativa.

Mientras propios y extraños esperan que Sánchez concrete sus medidas regeneradoras sobre jueces y periodistas, el calendario se ha tornado en contra de los intereses del líder del PSOE. Y le va a obligar a conformarse con la estrategia mitinera de las catalanas y en su gira por los medios afines

De hecho, ante la doble cita electoral del 12M y el 9J tan solo ha señalado como jornadas hábiles los martes, miércoles y jueves que van entre el 21 y 22 de mayo y del 28 a 30 del mismo mes. En plenas negociaciones postelectorales en Cataluña y en vísperas de la campaña para las europeas.

Y el tercer hándicap para Sánchez será la amnistía. Saldrá aprobada del Senado a mediados de mayo gracias a la mayoría absoluta del PP.  Hasta después de las catalanas en que regrasará al Congreso para su aprobación definitiva. Y con la amnistía bloqueada, el PSC tendrá que negociar con Junts y ERC la Generalitat. Un auténtico laberinto económico, parlamentario y político para los planes “regeneradores” de Sánchez.

Después de las europeas

Este mismo martes, el Gobierno ha explicado que tiene previsto poner sobre la mesa esas medidas sobre «regeneración democrática» pero no contempla hacerlo hasta después de las elecciones europeas del 9 de junio, según trasladan fuentes de Moncloa, que insisten en que se trata de un debate de calado que hay que afrontar de forma serena.

En la misma línea se ha pronunciado este martes la portavoz del Gobierno, Pilar Alegría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que ha señalado que se trata de un debate complejo y a medio y largo plazo y no «de regate corto».