13/04/2024 11:28:39 PM
13/04/2024 11:28:39 PM

Tamara Gorro, rota de dolor por su última gran pérdida, emociona a Sonsoles Ónega

La colaboradora habitual de la sección de sociedad de Y Ahora Sonsoles Tamara Gorro se enfrentaba hace unos días a uno de los momentos más dolorosos de su vida: su yayo Ernesto se marchaba para siempre después de luchar con problemas en la salud desde el pasado mes de diciembre.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida por Tamara Gorro (@tamara_gorro)

Devastada por la pérdida, la influencer estuvo de baja en redes sociales porque su prioridad era su abuelo y este jueves reapareció en el plató de Sonsoles Ónega tras avisar a su «familia virtual» el fin de semana que iría retomando su vida poco a poco.

Sincera y muy afectada, Gorro apenas si podía hablar al ver imágenes en la pantalla de su yayo y, sin poder reprimir su emoción, lloraba desconsoladamente: «¡Ay! no puedo verlo, no, no».

La presentadora, veterana en estas lides, tomó el control de la situación y dio paso a un vídeo explicativo de lo que le había sucedido a la influencer y, a la vuelta, Tamara explicó que «me cuesta todavía» hablar porque «hace doce días» que ocurrió todo «y a mí se me ha muerto mi padre. Los abuelos tienen un valor tan importante, mis yayos me han criado, mi yaya es mi mitad y mi yayo también».

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida por Tamara Gorro (@tamara_gorro)

Aunque dijo ser plenamente consciente de «no soy la única que le pasa esto», matizó que «me estoy permitiendo el estar mal, pero voy a estar bien porque fue un proceso muy duro, pero muy bonito, nos fuimos los dos juntos, me esperó».

En este sentido reflexionó que es «muy bonito disfrutar de los abuelos» y que ahora le toca «cuidar de yaya, que yo la voy a cuidar, y de mi madre» porque se lo prometió a su abuelo.

La emoción de Tamara Gorro y Sonsoles Ónega conecta con el público de Antena 3

Para finalizar la ex de Ezequiel Garay concluyó que «es ley de vida, pero duele» y terminó agradeciendo a su familia virtual de redes sociales y al programa lo bien que se han portado con ella durante todo este tiempo: «Me han hecho mucha compañía, me han ayudado mucho, pero que puñetero equipo aquí, es increíble, aunque mañana yo no esté trabajando aquí, aquí hay personas muy humanas y me habéis hecho muy feliz y a mi yayo también».

Una intervención tan sincera y sin recovecos que conectó con el público de Ónega de tal manera que Y Ahora Sonsoles anotó este jueves un 12.6% de cuota de pantalla y 1.008.000 espectadores, sus mayores cifras combinadas desde el 22 de febrero y buena distancia de su principal competidora en la misma franja, Ana Rosa Quintana con TardeAR en Telecinco, que anotó un 10% y 803.000, sus datos más bajos de toda la semana.