29/05/2024 09:06:02 AM
29/05/2024 09:06:02 AM

Tamara Falcó la lía en Antena 3: su bronca con la mujer de Pablo Motos

Este pasado jueves 9 de mayo el gran tema del día en El Hormiguero era el pase del Real Madrid a la final de la UEFA Champions League tras imponerse, en una remontada más, al Bayer de Múnichpor 2 goles a 1 en el Estadio Santiago Bernabéu.

Los colaboradores de Pablo Motos contaban cómo habían vivido ese partido de semifinales europea y Tamara Falcó incluso revelaba los colores merengues de su madre Isabel Preysler que, en una final del Real Madrid de la Champions, llegaba a abrazar a un desconocido.

Pero no era lo más llamativo de la noche por parte de la marquesa de Griñón, muy dada a meter la pata en sus intervenciones en el programa de Antena 3 por ‘culpa’ de su espontaneidad y sinceridad.

Tamara, sin venir mucho a cuenta, sacaba a la luz un reproche a la mujer de Motos, Laura Llopis. La marquesa de Griñón le echó en cara a su jefe en pleno directo en El Hormiguero que tuvo un encontronazo con su esposa y que no terminaron bien la conversación sobre las religiones.

El polémico @juandelval lo tiene muy claro 😂 #TCMSEH pic.twitter.com/gEey5xoTYb

— El Hormiguero (@El_Hormiguero) May 9, 2024

 

Y es que en la mesa de debate se había hablado de las supersticiones relacionadas con el fútbol y Tamara Falcó soltaba una frase sobre el tema, pero haciendo referencia a la fe: “No soy supersticiosa, por mucho que insiste Laura en que la religión es una superstición. Pues no, es todo lo contrario. Ahí lo dejo”, decía la televisiva marquesa en directo.

Pablo Motos: ¿pero qué Laura?

No especificaba a qué Laura se refería y su confesión dejaba cierta confusión en el plató de la principal cadena de Atresmedia hasta que el conductor del espacio decidía intervenir…

“Pero, ¿qué Laura?” acabó preguntando Pablo Motos para reconducir la idea presentada por la conocida marquesa y colaborada televisiva. “A tu mujer, tu mujer”, le aclaraba, para inmediatamente después ampliar la información de su conversación sobre religión y cómo ésta llego a su fin con un portazo: 

“Me lo ha dicho y yo le he dicho, no Laura, no para todo el mundo. Y ella me ha dicho ‘sí, para todo el mundo’ y me ha cerrado la puerta”.

Una confesión que provocaba algunas risas en el programa. Pablo Motos, lejos de enfadarse por la revelación, venía a respaldar lo expuesto por su colaboradora y casi se solidarizaba con ella porque se siente ‘víctima’ también de ese tipo de comportamiento de su mujer y que él, de vez en cuando, suele padecer: 

“Una manera que tiene ella de decir que tiene la razón es ella. Cierra la puerta y se va. Se queda con la última palabra. Es un truco bastante rastrero, tengo que decirlo”, zanjaba con humor el debate Pablo Motos.