24/06/2024 01:42:40 PM
24/06/2024 01:42:40 PM

Sorpresón en Real Madrid TV: un ilustre barcelonista se empapó de Decimoquinta

Real Madrid TV consiguió el mayor hito histórico en cuanto audiencia desde que el canal televisivo blanco emite en abierto por TDT con la conquista de La 15 en Londres por parte del primer equipo blanco. Las celebraciones dominicales del título casi alcanzaron un tres por ciento de share en el total de la TDT, pero entre los espectadores de la gran fiesta blanca se les coló un insigne culé. «Masoquismo», lo definió él mismo.

Ese culé infiltrado era Joan Gaspart, el ex presidente barcelonista cuando el ‘Figazo‘ y un antimadridista de manual, aunque bastante salao para los estándares habituales. El ex mandatario azulgrada, también ex directivo de la Federación Española de Fútbol, confesó en el programa ‘Solo para Culers ‘ que «vi toda la celebración. Conecté con RMTV, soy masoquista. Lo estuve viendo para ver como lo podíamos celebrar nosotros el año que viene. No lo disfruté, pero lo ví».

Gaspart: “Nosotros cuando ganamos lo celebramos de forma muy diferente al Madrid. Ellos lo celebran como si hubieran llegado a la luna. Nosotros somos más prudentes, menos espectacular».

Gaspart bañándose de noche en el Támesis tras el Barcelona ganar la Champions en Wembley: pic.twitter.com/c4X2GZOp98

— César Cervera M. ✍ (@C_Cervera_M) June 7, 2024

 

«Ellos saben celebrar cuando ganan. Nosotros cuando perdemos sufrimos más que ellos y cuando ganamos lo celebramos de forma muy diferente«, aseguró. «Lo celebran como si hubieran llegado a la luna o hubieran conseguido lo que no está escrito. Nosotros somos más prudente celebrándolo, menos espectacular. Mis nietos me dijeron ‘¿Qué te pasa? Nosotros ahora podemos quedarnos en el suelo deprimidos o levantarnos», concluyó.

 

De manera admirable, deportiva y estoica, Gaspart fue capaz de aguantar frente al televisor, con la narracción ultramadridista del canal del club, toda la celebración, con su visita al Ayuntamiento, la Almudena o la Comunidad y después, como suele ser habitual, el recorrido por las calles de la capital en un autobús descapotable para acabar la fiesta tanto en la Cibeles como en el Santiago Bernabéu. La Luna para los madridistas, aunque lleguen más veces de las que a Gaspart le gustaría.