13/04/2024 10:11:56 PM
13/04/2024 10:11:56 PM

Sanidad admite una pandemia de errores mientras Sánchez festeja su gestión

En 2020 publiqué un libro sobre la gestión sanchista del COVID. Una pandemia de errores. El sanchismo lo satanizó. Pero estaba basado en informes internacionales y del Gobierno. Incluidos los secretos (manual para manejo de cadáveres cuando vendían que no habría, etcétera). Muchos fueron difundidos en este diario.

Casi cuatro después, Sanidad publicó el suyo. Lecciones de y para una pandemia. Firmaba iguales conclusiones. Sánchez se autofelicitaba hace unos días en el aniversario del confinamiento. Su 14M. Sigue sin leer. Véase.

Se ocultó la realidad

A fines de noviembre de 2020 sufría contagio «el 9% de la población española, lo que representa aproximadamente 4.700.000 personas, casi tres veces más que los casos confirmados identificados por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica en ese periodo». Omite las manipulaciones de cifras de enfermos y muertos. Llegaron a bajar los enfermos acumulados de un día para otro ante el pasmo de la OMS. Y se culpaba al tráfico de la sobremortalidad en pleno confinamiento.

Las muertes se multiplicaron tras el 8M. «Sobremortalidad del 65% durante el lapso que va desde el 10 de marzo al 9 de mayo del 2020 (46.635 muertes)».

El Gobierno estaba avisado. «Estábamos avisados de la posibilidad de una nueva pandemia a corto plazo. Pero en enero de 2020 no estábamos suficientemente preparados». No cita que Sánchez destituyó al comisario que le alertó ni que enterró los avisos del flujo de contagiados italianos que aterrizaban.

Ni alertó ni hizo tests

«La ausencia de reservas estratégicas del material necesario para hacer frente a una pandemia por un virus respiratorio, la debilidad de los sistemas de información y alerta temprana, o la insuficiencia de recursos diagnósticos, por citar algunos ejemplos, lo corroboran». La débil alerta se llamaba Illa y Simón.

Compras, tarde y mal. «Dichos fallos también se pusieron de manifiesto con ocasión de la adquisición de EPIs, mascarillas, pruebas de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCRs) y otro material necesario para responder a la pandemia”. Cuando Sánchez salió de compras, meses después que otros países, halló un mercado mafioso, agotado y encarecido.

Campeón mundial de muertos

«El aumento de mortalidad derivado de la primera ola de COVID-19 en España fue de los mayores del mundo y nuestro país experimentó el mayor retroceso en la esperanza de vida al nacer desde la Guerra Civil«. Al denunciar esto en 2020 los monclovitas replicaban: En EEUU se muere más. Claro, tenía mayor población, pero su tasa de muertos/enfermos por habitantes la superaba Sánchez. Llegó a ser campeón mundial en muertos y enfermos al inicio de la pandemia.

Más muertos que países más pobres. «Aunque en el periodo enero 2020-junio 2021 España ha quedado en una posición intermedia dentro de la OCDE en el indicador de exceso de mortalidad, su posición ha sido peor que la de otros países europeos con menor renta». Más muertos que 25 países de la OCDE. Menuda victoria.

El sistema sanitario no era robusto como vendió Illa

«Una parte de los errores cometidos en la respuesta a la pandemia se debió a problemas preexistentes en el sistema sanitario. La distancia entre la salud pública y los niveles asistenciales fue un obstáculo amplificado por las deficiencias en los sistemas de vigilancia epidemiológica y por unos recursos humanos estructuralmente infradimensionados».

Fallidos pronósticos y análisis. «Se produjeron también algunos errores de comunicación muy llamativos (fundamentalmente realizar pronósticos innecesarios sobre la evolución de la pandemia y valoraciones apresuradas sobre las principales vías de transmisión de la infección y la efectividad de las mascarillas)». Más medidas que anatemizaron …y tardíamente adoptaron: termómetros en aeropuertos, cierres fronterizos… Y predicar Simón si estás enfermo, quédate en casa, generó una espiral de contagios sin control.

El confinamiento llegó tarde

«Cuanto antes se intervenga, mejor. El confinamiento poblacional de marzo de 2020 no llegó en el mismo estadio de extensión de la COVID-19 en todas las CCAA. Resultó algo tardío en Madrid y en las CCAA adyacentes, pero llegó razonablemente a tiempo en otras CCAA (Galicia, Andalucía), y contribuyó a un menor impacto de la pandemia en ellas». Ignora que Madrid y otras autonomías exigían una semana antes el confinamiento mientras Illa lo vetaba.

Puede repetirse por inacción de Sánchez. «Los progresos realizados son escasos, y puede producirse una nueva pandemia antes de que las recomendaciones del Plan se hayan implementado (no antes de 2030)».

Y hundió la economía. «El aumento del déficit que siguió a la pandemia se debió más al comportamiento expansivo de los gastos que a la contracción registrada por los ingresos públicos».

La historia juzgará los 121.000 muertos y 14 millones de enfermos por una enfermedad que Sánchez cifró en un par de casos. Su gestión sanitaria ha sorteado juzgados hasta el caso Koldo. Sánchez, inmune al informe, hoy llama al 14M, El día en que empezamos a vencer. Para muchos españoles fue el día en que empezaron a morir.