24/04/2024 09:59:20 PM
24/04/2024 09:59:20 PM

Ridículo y venganza: Frustrado (otra vez) el fichaje millonario de Broncano por TVE

El esperpento del polémico fichaje de David Broncano por TVE con un contrato de 28 millones de euros por dos temporadas sigue dando de sí. Tras cobrarse hasta el cese de la presidenta interina del Consejo de Administración de RTVE, Elena Sánchez, y del director de contenidos, José Pablo López, por no sacar adelante el fichaje, ahora se vuelve a frustrar, y lo hace precisamente por la ausencia de Elena Sánchez del consejo que debía aprobar la contratación de Broncano.

En concreto, Concepción Cascajosa, nueva presidenta interina de RTVE nombrada por el Gobierno y con carnet del PSOE, había convocado de nuevo a los consejeros para sacar adelante el fichaje de David Broncano, una orden de Moncloa que quiere que el actual conductor de La Resistencia compita con El Hormiguero para perjudicar a Pablo Motos.

El acuerdo que iban a debatir los nueve consejeros se había reformulado con el objetivo de que saliera adelante sí o sí. El cambio más importante entre el documento que fracasó el día 11 era con la duración del contrato: de tres temporadas se pasaba a dos, pero el presupuesto es el mismo: 14 millones cada curso.

Sin embargo, el acuerdo no ha sido posible y ha salido el no. El fichaje de Broncano contó con el voto a favor de Concepción Cascajosa (PSOE), Ramón Colom (PSOE), Juan José Baños (PNV) y Roberto Lakidain (ex Unidas Podemos). Votaron en contra los tres consejeros del PP, Jenaro Castro, Carmen Sastre y Consuelo Aparicio, así como el segundo consejero de la desaparecida Unidas Podemos y militante del PCE, José Manuel Medem, que va por libre. Elena Sánchez se ausentó para sorpresa de todos, en un movimiento que muchos ven una venganza.

Ahora, el fichaje de Broncano por TVE queda en el limbo. Concepción Cascajosa ha decidido paralizarlo para no someterlo a votación y que quedase completamente rechazado. Ahora la nueva presidenta de TVE puede decidir volver a presentar el contrato a votación y seguir el esperpento, o dar por cerrado el asunto que se ha convertido ya en un tema más político que televisivo.