24/06/2024 01:05:31 PM
24/06/2024 01:05:31 PM

Receta de hojuelas de Valladolid: un viaje al sabor de Castilla y León

La receta de las hojuelas se ha mantenido viva a lo largo de los siglos, transmitiéndose de generación en generación y adaptándose a los gustos y recursos locales.

La expresión «miel sobre hojuelas» proviene del hábito de añadir miel a las hojuelas para hacerlas aún más deliciosas, y se utiliza para describir algo que ya es bueno y mejora aún más.

Historia y origen de las hojuelas.

Las hojuelas son un postre tradicional profundamente arraigado en la cultura de Castilla y León, especialmente en la provincia de Valladolid .

Su origen se remonta a tiempos antiguos, y aunque su creación exacta no está claramente documentada, se cree que tiene raíces sefardíes . Las comunidades judías en la península ibérica elaboraban dulces similares antes de su expulsión en el siglo XV.

¿Quiénes eran los sefardíes?


Los judíos sefardíes son descendientes de los judíos que vivieron en la península ibérica , es decir, en España y Portugal, antes de ser expulsados ​​en el siglo XV.

La palabra «sefardí» proviene de «Sefarad», que es el nombre hebreo para España . Estos judíos se llevaron consigo sus tradiciones, idioma (ladino o judeoespañol), y recetas culinarias, como las hojuelas , cuando se dispersaron a otras partes del mundo, principalmente al norte de África, el Imperio Otomano, y más tarde a América.

A lo largo de los siglos, los sefardíes han mantenido un fuerte sentido de identidad cultural y religiosa, a pesar de estar dispersos por el mundo. Su influencia se refleja en muchas áreas, incluyendo la cocina, la música y las prácticas religiosas, manteniendo vivas las tradiciones de sus ancestros ibéricos.
 

A lo largo de los çsiglos, la receta de las hojuelas se ha mantenido viva y ha sido transmitida de generación en generación, adaptándose a los gustos y recursos locales . Consiste en una masa sencilla de harina, huevos y azúcar, que se fríe hasta obtener una textura crujiente y se espolvorea con azúcar o se baña en miel.

Curiosidades sobre las Hojuelas

Una de las curiosidades más destacadas sobre las hojuelas es su relación con el dicho popular «miel sobre hojuelas» . Esta expresión se utiliza para describir una situación que ya es buena y que se mejora aún más. La frase proviene del hábito de añadir miel sobre las hojuelas , lo que las hace aún más deliciosas.

Además, las hojuelas tienen diferentes versiones en varios países de habla hispana. P o ejemplo, en Colombia son populares durante la Navidad y se sirven junto con otros dulces como natillas y buñuelo ( Periodistas Frontera sur )​. Este dulce también ha cruzado fronteras, encontrándose en diversas formas en países como Chile y México, donde se adaptan a los ingredientes y tradiciones locales.

Las Hojuelas en la actualidad

Hoy en día, las hojuelas siguen siendo un postre muy querido en Valladolid y en toda Castilla y León. A pesar de su sencillez, requerirá cierta destreza en su preparación para conseguir la textura y el sabor perfectos.

La receta tradicional se ha mantenido prácticamente inalterada, aunque en algunas pastelerías y hogares se experimenta con ingredientes y técnicas modernas para darles un toque contemporáneo. 

La tradición de preparar hojuelas durante la Semana Santa sigue siendo fuerte, y muchas familias se reúnen para elaborarlas juntas, creando así un vínculo intergeneracional que refuerza el sentido de comunidad y pertenencia . Las hojuelas se han convertido en un símbolo de la rica herencia cultural de la región, uniendo a las personas a través de la cocina y el disfrute de la comida.

Receta de hojuelas de Valladolid

Ingredientes 

Para preparar unas exquisitas hojuelas de Valladolid con miel, necesitarás los siguientes ingredientes para aproximadamente 20 unidades:

Harina para todo uso: 250 g
Huevo: 1 unidad (tamaño L)
Anís: 60 ml
Aceite de girasol: 150ml
Sal: una pizca
Vinagre: unas gotas
Miel: al gusto

Preparación

Mezcla inicial: En un bol grande, bate el huevo y añade el anís y el aceite de girasol . Remueve bien para integrar estos ingredientes.
Incorporación de condimentos: Agrega una pizca de sal y unas gotas de vinagre a la mezcla anterior
Remueve nuevamente para asegurarte de que todo esté bien mezclado.
Añadir la harina : Incorporar a la harina poco a poco, removiendo constantemente, hasta obtener una masa que no se pegue a las manos. La cantidad de harina puede variar ligeramente, así que se ajusta según sea necesario para lograr la textura adecuada.
Amasado: Amasa la mezcla hasta que la masa adquiera una textura suave y brillante. Este proceso puede tomar varios minutos, pero es crucial para obtener una buena consistencia.
Extensión de la masa : Sobre una superficie plana y enharinada , extiende la masa lo más fino posible usando un rodillo . Cuanto más fina sea la masa, más crujientes serán las hojuelas. Luego, corte la masa en trozos regulares.
Preparación para freír: Caliente una sartén con abundante aceite de girasol. Este tipo de aceite se utiliza porque tiene un sabor más neutro que el aceite de oliva , lo que permite que el sabor del anís y la miel destaquen más.
Fritura: Con la ayuda de una espátula, coloque las hojuelas en la sartén con el aceite bien caliente . Frielas hasta que estén doradas por ambos lados.
Escurrido : Prepare un plato grande con papel de cocina para absorber el exceso de aceite. Una vez que las hojuelas estén doradas, sácalas de la sartén y colócalas sobre el papel absorbente.
Emplatado: Una vez escurridas, coloca las hojuelas en un plato o fuente y rocía con miel al gusto. La miel no solo les dará un toque de dulzura adicional, sino que también complementará perfectamente el sabor del anís. 

Disfruta de estas deliciosas hojuelas de Valladolid , un postre tradicional que combina la sencillez de sus ingredientes con la riqueza de sus sabores.

En conclusión, las hojuelas representan mucho más que un simple postre. Son un símbolo de la rica herencia cultural y culinaria de Valladolid y de toda Castilla y León .

Su posible origen sefardí, su evolución a lo largo de los siglos y su presencia constante en las celebraciones familiares y religiosas , las convierten en un dulce que no solo satisface el paladar, sino que también conecta a quienes las preparan y disfrutan con sus raíces y su historia.

este postre sigue siendo una delicia que una generaciones y culturas a través del tiempo. Si te ha gustado el artículo compártelo en tus redes sociales y déjanos un comentario con tu opinión.