29/05/2024 08:56:53 AM
29/05/2024 08:56:53 AM

Puente es incorregible: la culpa de que insultase a Milei es… ¡de Ayuso!

Lo de Óscar Puente debería ser hilarante, si no fuera porque ha metido a España en un conflicto diplomático de gran magnitud con un país hermano como es Argentina. El ministro de Transportes, lejos de arrepentirse o de disculparse por haberse marcado la gorilada de asegurar que Javier Milei, presidente argentino, consumió «sustancias», no sólo no lo ha hecho, sino que ha encontrado culpable: Ayuso. Isabel Díaz Ayuso, claro. La presidenta de la Comunidad de Madrid y objeto de todas las fobias existentes entre el socialismo sanchista.

Óscar Puente, como es fácil de intuir, no es de los que admite un error. Ni siquiera de aquellos que tienen un alcance internacional y no sólo perjudican su imagen, la de su partido o la de su Gobierno, sino la de la totalidad del país al que representa. Pero Óscar Puente no es de los que rectifica y pide disculpas. Al revés: le echa más madera a la locomotora. Puro sanchismo: un exabrupto hace olvidar el anterior. Un escándalo tapa a otro. Manual de resistencia.

Cuando la Presidenta de la Comunidad de Madrid llamó hijo de puta al Presidente del Gobierno de España, no leí una sola columna de opinión en los medios de la fachosfera o la bulosfera criticándolo. NI UNA. Tampoco les preocupó el “conflicto institucional”. ¡¡FARISEOS!!

— Oscar Puente (@oscar_puente_) May 5, 2024

 

Con su habitual tono chulesco, digno de un marinero que pisa puerto por primera vez en tres meses y anda como un león desatado, ha publicado un posteo demencial en la red social X: «Cuando la Presidenta de la Comunidad de Madrid llamó hijo de puta al Presidente del Gobierno de España, no leí una sola columna de opinión en los medios de la fachosfera o la bulosfera criticándolo. NI UNA. Tampoco les preocupó el ‘conflicto institucional’. ¡¡FARISEOS!!».

Mascullar o una declaración pública: no es lo mismo

Lo decía Alejandro Sanz. No es lo mismo. No es lo mismo que se te escape entre dientes, sin que nadie te escuche, un comentario dicho hacia uno mismo pensando en una tercera persona  (que luego retocado se convirtió durante unas semanas en un eslogan que con la gente ya harta ha vuelto a su estado original) que unas acusaciones gravísimas e infundadas dichas ante un micrófono, delante de una audiencia, con la única motivación de que consideren que desde Paco Martínez Soria no ha habido un humorista de tal calado y tan campechano en suelo patrio. Pero Puente es así: más previsible que el jabón adornado con lazos que muchas madres habrán recibido hoy como regalo por su día de manos de los más pequeños de la casa. Felicidades, mamás. Pese a Puente.