16/04/2024 05:31:11 AM
16/04/2024 05:31:11 AM

Probióticos y prebióticos, !qué lío!

En los últimos años, los probióticos y prebióticos han ganado popularidad como una forma de mejorar la salud intestinal y fortalecer el sistema inmunológico. Pero, ¿sabes realmente cuál es la diferencia entre ellos y cuándo es mejor tomar uno u otro? En este artículo, profundizaremos en las características de cada uno, sus beneficios y en qué alimentos puedes encontrarlos.

Probióticos vs. Prebióticos: ¿Cuál es la diferencia?

Los probióticos son alimentos o suplementos que contienen microorganismos vivos y se encuentran en en algunos alimentos fermentados como yogur, chucrut, kimchi, miso o soja fermentada, kéfir y kombucha entre otros.

Los prebióticos, por su parte, son fibras no digeribles que se encuentran en algunos alimentos como cebolla, ajo, plátanos verdes, alcachofas, espárragos y legumbres.

¿Cuándo es mejor tomar probióticos y cuándo prebióticos?

La respuesta a esta pregunta dependerá de tus necesidades y objetivos personales. Si estás experimentando problemas digestivos, como diarrea, estreñimiento o hinchazón, es posible que los probióticos sean más beneficiosos para ti. También son una buena opción si has tomado antibióticos recientemente, ya que estos medicamentos pueden matar tanto bacterias buenas como malas en el intestino.

Algunos de los beneficios de los probióticos incluyen:

Mejora de la digestión y reducción del riesgo de diarrea y estreñimiento

Fortalecen el sistema inmunológico y reducen la inflamación en el intestino.

Ayudan a prevenir infecciones del tracto urinario y vaginales.

Pueden mejorar los síntomas de alergias y asma.

Ayudan a reducir el colesterol y mejorar la salud cardiovascular.

Para incluir probióticos en tu dieta, puedes optar por los alimentos fermentados que ya hemos mencionado antes como yogur, chucrut, kimchi, miso o soja fermentada, kéfir y kombucha..

Por el contrario, si tu objetivo es mejorar la salud de tu microbioma intestinal a largo plazo, los prebióticos pueden ser una buena solución ya que al alimentar las bacterias beneficiosas en el intestino, ayudan a mantener un equilibrio saludable en la flora intestinal y reducir el crecimiento de bacterias dañinas mejorando la absorción de nutrientes.

 Para obtener prebióticos, es recomendable incorporar alimentos ricos en fibra como  puerros, piña, cebolla, zanahorias crudas, plátanos verdes, alcachofas, espinacas, pan integral, espárragos y legumbres.

Además. también están disponibles en forma de polvos y cápsulas y son muy fáciles de encontrar el tiendas de suplementos

 

Entre otros beneficios de los prebióticos podemos encontrar:

Mejoran la absorción de nutrientes, incluyendo calcio y magnesio.

Reducen la inflamación en el intestino y mejoran la función intestinal.

Ayudan a prevenir la obesidad y la diabetes tipo 2.

Mejoran la salud del corazón al reducir los niveles de colesterol y triglicéridos.

Fortalecen el sistema inmunológico.

 

En resumen y teniendo en cuenta que tu intestino es uno de los ecosistemas más densamente poblados de la Tierra con 100.000 millones de bacterias, cuidar el microbioma intestinal es crucial para mantener una buena salud en general y aunque los efectos secundarios son poco frecuentes y la mayoría de los adultos sanos pueden incorporar con seguridad alimentos que contienen prebióticos y probióticos a su alimentación, no olvides consultar a un especialista antes de tomar cualquier decisión.