19/04/2024 12:47:12 AM
19/04/2024 12:47:12 AM

Presidentes del PSOE se rebelan contra Sánchez por su trato preferente con Cataluña

Se puede decir que Pedro Sánchez monta un circo y le crecen los enanos. Ya no es solo Emiliano García-Page el que se le rebela -aunque luego acabe sacando los pies del tiesto y acabe votando a favor- con los asuntos catalanes. De hecho, son pocos los socialistas exceptuando los que son miembros del Ejecutivo o personas cercanas a Sánchez y los suyos los que han defendido abiertamente la ley de amnistía.

Ahora ha sido Adrián Barbón, presidente del Principado de Asturias, el que ha alzado la voz y ha mostrado su rechazo a la última propuesta para el modelo de financiación de Cataluña: el cupo vasco para sacar a la región del régimen común de financiación autonómica.

Principalmente porque sería otro privilegio más para esta Comunidad. No solo la ley de amnistía, que concede el perdón de los delitos de sus líderes, sino otros acuerdos como este tipo -siempre relacionados con la necesidad de Sánchez de tener contentos a los independentistas- que también le otorga beneficios fiscales en cuanto a la condonación de la deuda o más dinero del reparto de los presupuestos generales.

Es por ello que Barbón ha aprovechado el pleno de la Junta General asturiana para rechazar «de forma clara, nítida y rotunda» la propuesta de un cupo catalán como el del País Vasco para Cataluña porque «rompe con la solidaridad entre españoles» y porque va en contra del acuerdo multilateral entre territorios”. 

PRIMERO, ASTURIAS💙💛

Rechazamos de forma clara, nítida y rotunda y estamos totalmente en contra de un sistema de financiación autonómica que rompa con la solidaridad entre españoles.

pic.twitter.com/YOQ4Jdc9Mj

— 🌹 Adrián Barbón 💙💛 (@AdrianBarbon) March 20, 2024

Estamos totalmente en contra de una reforma del sistema de financiación autonómica que, en primer lugar, rompe con el acuerdo multilateral y, en segundo lugar, rompe con la solidaridad entre españoles

 

Hay que recordar que la Generalitat ha propuesto que Cataluña recaude el 100% de los impuestos que se pagan en su territorio, con un mecanismo de solidaridad interterritorial que prevé una transferencia al Estado y un fondo de reequilibrio territorial.