13/04/2024 09:40:38 PM
13/04/2024 09:40:38 PM

Podemos contra Escolar: le acusa de difundir bulos en la crisis de RTVE

El terremoto sucedido en RTVE con la destitución, primero de José Pablo López como director de contenidos del ente público y, posteriormente, de la presidenta interina, Elena Sánchez, también está teniendo sus consecuencias político-mediáticos. 

López, el hombre fuerte de Pedro Sánchez en el Televisión Española, fue cesado a primera hora de la mañana de este martes gracias, entre otros, al voto a favor de la presidenta interina. El Gobierno se hartó, movió ficha y acabó destituyendo a la propia Elena Sánchez

En medio de toda esta mañana de locos en el seno del ente público, también ha habido trifulca tuitera entre Podemos e Ignacio Escolar, el director de eldiario.es. La líder de Podemos, Ione Belarra, ha utilizado las redes sociales para protestar por la forma en la que el periódico de Escolar había informado del primer cese de José Pablo López. 

Buenos días @iescolar, sabéis perfectamente que esta información es falsa. La línea editorial no puede estar por encima de la verdad. Os agradezco su inmediata rectificación. Un saludo. https://t.co/pp0QVhDkd9

— Ione Belarra (@ionebelarra) March 26, 2024

 

«Buenos días, Ignacio Escolar, sabéis perfectamente que esta información es falsa. La línea editorial no puede estar por encima de la verdad. Os agradezco su inmediata rectificación. Un saludo», escribió Belarra en X. 

El asunto es que José Pablo López había sido destituido a través de los votos favorables de los tres consejeros nombrados a propuesta del Partido Popular, Jenaro Castro, Carmen Sastre y Consuelo Aparicio, el propio de Elena Sánchez y uno más, el de José Manuel Martín Medem, uno de los dos consejeros propuestos, en su día, por Unidas Podemos. 

La polémica promovida por Belarra llega porque Martín Medem milita actualmente en el PCE, que está integrado en Sumar, no en el actual Podemos. Pero lo que es evidente es que ese consejero fue nombrado a propuesta de Unidas Podemos, un partido que, de facto, ya no existe, y que el partido en el que milite un consejero ya es un asunto suyo.