14/06/2024 07:40:49 PM
14/06/2024 07:40:49 PM

Pepe Álvarez (UGT) pierde los papeles: a favor de Begoña y manda callar a los fiscales

Prietas las filas. El líder de UGT, Pepe Álvarez, se ha mostrado este viernes «sorprendido» por las declaraciones de los fiscales del procés en contra de aplicar la amnistía al expresidente catalán Carles Puigdemont: «Creo que sería bueno que ellos que son fiscales, que tienen que hacer cumplir la ley, dieran un repasito a la Constitución y vieran cuáles son sus obligaciones, que por cierto no son meterse en política; si se quiere meter en política que hagan un partido y que se presenten a las elecciones».

Con un discurso poco sindical y todo político, en declaraciones a los medios preguntado por la aprobación de la ley de amnistía, antes de la Asamblea General del sindicato en Valencia, Álvarez ha insistido en que «lo que tienen que hacer (los fiscales) es silenciosamente dar sus criterios partiendo del principio jerárquico que es el que establece la Constitución que tiene la Fiscalía en nuestro país».

Para Álvarez, «hay que pedirles a los servidores públicos que también sean conscientes que no nos ha elegido nadie, han aprobado unas oposiciones para cumplir la ley y la Constitución les da unas obligaciones que son a las que tienen que rendir cuentas».

El secretario general de UGT ha señalado que las elecciones catalanes corroboraron el la necesidad de elegir el «camino de la reconciliación» y ha defendido que la ley de amnistía «es una buena medida que ahora tiene un proceso que no hay que dramatizar».

En este sentido, ha opinado que lo que se vio en la sesión del Congreso de este jueves fue de «absoluta vergüenza» e «indignidad y «demuestra» la necesidad de «votar masivamente» en las elecciones europeas del 9 de junio «para decirles a estos fascistas, a estos boicoteadores de la democracia, que se ha acabado la fiesta, que este es un país que quiere vivir en paz y libertad y que quiere acabar con situaciones como las que hemos vivido ayer en el Congreso».

El dirigente sindical ha lamentado la «crispación» y «falta de legitimidad que algunos sitúan del gobierno de España», que es un «intento de situar todo en relación a cuestiones que después se ve que no hay excesiva agua».

En concreto, ha hecho hincapié en «todo lo que tiene que ver» con la esposa del presidente, Begoña Gómez, que le parece «una cuestión montada ad hoc para poder, en un momento previo a unas elecciones, sobre todo, situar un escándalo que no es escándalo, que no hay, que eso ya es una cosa que parece que está bastante clara».

Por ello, «los sindicatos, pasadas las elecciones europeas, vamos a pasar a la ofensiva» y «exigir al Gobierno que efectivamente se avance y también a la oposición que reme en favor de las personas», ha dicho.