29/05/2024 09:35:45 AM
29/05/2024 09:35:45 AM

Otro sector olvidado por Sánchez: el PP exige al Gobierno proteger la automoción

La industria de la automoción es un sector estratégico para la economía española, referente para el conjunto del tejido industrial por su capacidad de innovación, por su efecto tractor sobre otras ramas industriales como la siderurgia, la química, etc. y un factor crítico para propiciar el desarrollo económico de muchas Comunidades Autónomas; pese a ello, el Gobierno lo tiene en el olvido, tal y como denuncian desde el PP.

 

Cabe destacar que España es el segundo productor de vehículos en Europa y el octavo a nivel mundial, y aunque ha consolidado en 2023 la recuperación tras la pandemia con un crecimiento del 10,4% con respecto a 2022, alcanzando una producción total de 2.451.221, aún se encuentra lejos de los niveles de 2019 -cuando se fabricaron 2,8 millones de vehículos en nuestro país-.

Su contribución a las exportaciones nacionales supera el 10%, exportando en 2023 2.201.802 vehículos, un 13,9% más que en 2022 pero un 4,69% menos que en 2019, generando más de 18.000 millones de euros de saldo comercial positivo. Nueve de cada diez vehículos fabricados en España se encuentran circulando por las carreteras de otros países, lo que refleja su grado de internacionalización y capacidad para competir en los mercados globales.

El PP exige a Sánchez impulsar el sector 

Los de Feijóo manifiestan que es un sector con retos inmediatos cruciales y altas exigencias de cambio, ya que en 2035 debe modificar su tecnología actual, basada en motores de combustión, lo que supone un riesgo industrial y un reto para la viabilidad de las empresas del sector.

Ante este desafío, el Ministerio de Industria y Turismo tiene una responsabilidad ineludible en la generación y mantenimiento de un entorno estable, predecible y competitivo, que garantice el desarrollo y crecimiento, tanto de los fabricantes, como de los proveedores de componentes, con políticas públicas que contribuyan a mantener la posición de nuestra automoción en los mercados internacionales.

Por tanto, señalan desde el PP, España no puede permitirse más incertidumbre e inseguridad jurídica, generadoras de externalidades negativas que ya están penalizando la inversión, por lo que el Ministerio de Industria y Turismo y el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico deberían focalizar sus esfuerzos en fortalecer la industria y la adaptación hacia una nueva movilidad.

Entre las medidas que proponen los populares se encuentran: desarrollar una política industrial que atienda las necesidades de sectores críticos como la automoción, mejorando la eficacia del PERTE VEC y dándole continuidad con planes de inversión estructurales en el largo plazo; mejorar el tratamiento fiscal de la innovación para equipararla al mismo nivel que nuestros principales competidores europeos;  simplificar los trámites administrativos pata impulsar el despliegue de las infraestructuras de recarga; o incrementar los estímulos fiscales que promuevan la reducción de emisiones de carbono, la utilización de vehículos con tecnologías limpias y la inversión en tecnologías de movilidad sostenible.