17/06/2024 11:04:49 PM
17/06/2024 11:04:49 PM

Nuevo desplante de Albares al rey Felipe: esta vez con otro «enemigo» como Bukele

Sabemos que a consecuencia de nuestra historia las relaciones con los países latino y centroamericanos son de especial importancia. Nos une un pasado común, el idioma y en muchas ocasiones la cultura y forma de vida. Es por ello que las visitas a estos países cobran una mayor relevancia y España debe estar presente cuando se producen por ejemplo las tomas de posesión de los nuevos presidentes o presidentas. O reelegidos, como es el caso de Nayib Bukele, que volvió a ganar las elecciones en El Salvador con el respaldo del 82% de los votantes salvadoreños.

Su Majestad el Rey de España, Felipe Vl llegó a El Salvador hoy para reunirse con el Presidente Electo @nayibbukele y asistir mañana a la #InvestiduraPresidencial 🇪🇸🇸🇻. pic.twitter.com/UCqG7naUug

— Casa Presidencial 🇸🇻 (@PresidenciaSV) June 1, 2024

 

Un político joven y peculiar que con su lucha contra las pandillas ha conseguido dar la vuelta a la tortilla y hacer más seguro el que era considerado uno de los países más peligrosos del mundo. Desde que el rey Juan Carlos I se retirara de la vida institucional activa, ha sido su hijo Felipe VI quien se encarga de acudir a este tipo de actos hasta que la princesa Leonor tenga la edad y preparación suficiente para afrontarlos.

El Rey Felipe VI con el presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele.

Pues bien, con el monarca tiene que haber representación por parte del Gobierno y lo ideal es que sea el ministro de Exteriores como máxima autoridad en este ámbito a nivel gubernamental. Además estos viajes son una gran oportunidad para mantener “mini-cumbres” no solo con el dirigente en cuestión, sino con el resto de naciones cercanas que acuden. Sin embargo, José Manuel Alabares, ha vuelto a dejar plantado a Felipe VI. Decimos que lo ha vuelto a hacer porque de las últimas citas de este tipo no ha acudido a cuatro, siendo tres de ellas de políticos que no son muy bien vistos desde Moncloa.

Albares no estuvo en la toma de posesión en Chile de Gabriel Boric, uno de los representantes de la nueva izquierda latinoamericana, pero sí que estuvo la vicepresidenta Yolanda Díaz. Las otras tres faltas: ni en Paraguay con el conservador Santiago Peña, ni en Argentina con Javier Mileinombrado enemigo número uno del sanchismo durante estas últimas semanas-, ni ahora en El Salvador con Nayib Bukele, cuestionado por la izquierda política mundial debido a su mano dura con las maras y al que acusan de no cumplir con los derechos humanos.

 

Sí que estuvo en estas seis: la de Pedro Castillo en Perú (que venció al partido de derechas de Keiko Fujimori); en la de Xiomara Castro en Honduras (líder de Libertad y Refundación, partido de izquierdas); en la de Rodrigo Chaves en Costa Rica (Partido Progreso Social Democrático); en la de Gustavo Petro en Colombia; en la de Lula da Silva en Brasil; y la última en la de Bernardo Arévalo en Guatemala (al frente de Semilla, partido progresista y ecologista).

Poco hay que explicar sobre qué tienen en común las tomas de posesión a las que el jefe de la diplomacia ha acudido y a las que no. Un hecho que no es baladí ya que es su deber y obligación en el cargo. Según El Mundo y citando a fuentes de Moncloa, Albares no ha podido acudir por motivos de agenda. Un secretario de estado siempre ha acompañado al rey Felipe VI, pero parece que el ministro de Exteriores elige a la carta según le caigan bien o mal los presidentes elegidos. Todo ello con una política internacional de Sánchez y los suyos que no deja de ir de incendio en incendio.