14/06/2024 07:39:02 PM
14/06/2024 07:39:02 PM

Nerviosismo en Moncloa por la imputación de Begoña Gómez: cero explicaciones y muchos ataques

“Vergonzosa oposición”, “campaña del fango de PP y Vox”, “investigación basada en bulos y mentiras”, “publicado por tabloides digitales” y hasta insinuando la mala praxis del juez por la “extrañeza y casualidad de haber conocido esta información esta semana y a través de los medios de comunicación»: estas son las explicaciones, si se pueden tildar como tal, que han dado desde el Gobierno de España tras conocer la citación de Begoña Gómez, la mujer de Pedro Sánchez, como investigada o imputada, para el próximo 5 de julio.

Cero respuestas, por tanto, y muchos ataques a la oposición. Oposición a la oposición, una vez más. Y, de paso, a los medios de comunicación [«tabloides«, tilda peyorativamente el Gobierno], obviando la sacrosanta libertad de prensa y de información que debiera regir en cualquier democracia sólida y avanzada, como la española.

 

Otro ejemplo más de lo que no se debe hacer en una rueda posterior al Consejo de Ministros son las palabras, en formato mitin y en dependencias de La Moncloa, que es -recordemos- la sede del poder Ejecutivo no del PSOE, de la ministra portavoz Pilar Alegría: “Una moción de censura de Feijóo con Puigdemont”, respondió al ser preguntada por la citación de la cónyuge del presidente del Gobierno. Da igual lo que se le pregunte al Gobierno que no darán explicaciones, es evidente.

No se sostiene desde el punto de vista procesal”, subraya a ESdiario, por su parte, una fuente muy solvente del Gobierno. “No se entiende que hayan citado a Begoña Gomez con un informe exculpatorio de la UCO y que el juez no lo haya hecho al principio y sí ahora antes de escuchar todas las testificales, en plena campaña de las europeas”, justifica la fuente consultada, aunque se niega, eso sí, calificar la actuación del juez de prevaricación o lawfare

En conclusión, existen muchas incógnitas -cada vez más- y cero respuestas, más que ataques que solo demuestran el nerviosismo que sobrevuela La Moncloa que camuflan públicamente con un “aquí no hay nada”, máxime en la recta final del 9J.