29/05/2024 09:38:16 AM
29/05/2024 09:38:16 AM

Malena Alterio relata por qué dejó de hacer bolos y qué compañero le ayudó a superar el «mal trago»

Malena Alterio fue una de las invitadas de este lunes en Martínez y Hermanos, el programa presentado por Dani Martínez y que durante esta última temporada ha pasado de Movistar a Cuatro. La actriz, que estuvo acompañada por el chef Jordi Roca y la cantante Rozalén, dejó una de los momentos de la noche al recordar una anécdota de su época de máxima popularidad cuando Aquí no hay quien viva estaba en la cresta de la ola.

Concretamente fue cuando la intérprete española pero nacida en Buenos Aires respondió a la pregunta del presentador sobre un momento “tierra trágame” que recordara. La que fuera Belén en la mítica serie de televisión lo tuvo claro. Fue cuando hace años, durante ese éxito rotundo de los vecinos de Desengaño 21, les ofrecieron a los actores ir a discotecas para hacer los conocidos en el mundillo como bolos. Tal y como explica la propia Malena que le dijero: algo sencillo para ganar algo de “dinero fácil” por “una horita” haciéndose fotos con la gente. Nada más lejos de la realidad, la experiencia se puede decir que casi traumatizó a la actriz.

La ganadora en 2023 de un premio Goya relata cómo fue todo el evento, desde su llegada a la discoteca de Valencia en una explanada y custodiada por “dos armarios”, hasta su entrada en el local, donde estas dos personas de seguridad tuvieron que ir apartando “a gente superborracha y otras cosas” que no paraban de gritarle: “¡Belén! ¡Belén!”. La situación fue a peor cuando Malena Alterio tuvo que subir a la zona del DJ para decir unas palabras: “Buenas noches. Un poquito de por favor”. Esta simple frase de Emilio (Fernando Tejero) sirvió para desatar aún más la locura.

 

Suerte que estaba Eduardo Gómez

Sin embargo, algo positivo recuerda la actriz de este mal trago que pasó. Y es la presencia allí de Eduardo Gómez (Mariano en Aquí no hay quien viva), que al contrario que ella se encontraba como pez en el agua. Algo que, unido también a la actitud del ya fallecido actor con su compañera, hizo más ligero aquel bolo y otros dos que todavía tenía contratados. “Me llevé a mi querido Edu Gómez (Mariano), que era feliz en esos eventos. Él iba con una riñonera llena de cartulinas con sus fotos, y él las iba repartiendo. Con Edu, al fin del mundo. Era tan gracioso… Fui feliz en esos días”, acababa recordando emocionada Malena Alterio a su querido compañero y amigo.