13/04/2024 10:31:31 PM
13/04/2024 10:31:31 PM

Los espectadores catalanes rechazan la hipótesis de Pilar Eyre sobre el KateGate

A medida que siguen pasando los días sin que Kate Middleton aparezca públicamente de una manera normal y corriente las teorías de las conspiración siguen creciendo y ya se ha pasado prácticamente por todas las posibilidades.

Después de especularse casi con todo: desde una enfermedad más grave de lo que se ha dicho, hasta una operación estética que no salió como esperaba, pasando por una infidelidad de su marido…

En el penúltimo episodio del culebrón royal, este miércoles Pilar Eyre se sentó como suele hacer cada semana en el sofá de Helena García Melero en el Tot es Mou de TV3 y expuso una nueva teoría, en este caso sobre el estado mental de la princesa de Gales.

Una situación mental que, en realidad, encadenaría con la teoría del adulterio, porque según la periodista Middleton estaría atravesando una grave crisis emocional debido a los rumores de infidelidad de su esposo, el príncipe Guillermo. Hasta el punto de considerar seriamente seriamente la posibilidad de divorciarse de él, y de ahí su escandalosa desaparición.

Pilar Eyre (@pilareyre): «Crec que Kate ha tingut un problema de salut mental, volia deixar Guillem per la seva infidelitat»#TotEsMou3Cat pic.twitter.com/XE8X1T7kGf

— 3Cat (@som3cat) March 20, 2024

Más aún, según Eyre, en un intento por salvar su relación, tanto Kate como Guillermo habrían decidido tomar un descanso en sus compromisos reales para abordar los problemas en privado. En este contexto, la princesa también habría recurrido a intervenciones estéticas para «verse más mona» y afrontar la situación con más fuerza.

Para fuerza, eso sí, la que está dando el Kate Gate a todos los medios y programas que lo abordan… O a casi todos, porque sin embargo el Tot es Mou de TV3 no logró rentabilizar la telenovela royal en los audímetros y convertirla en audiencias. De hecho, este miércoles bajó al 8.6% de cuota de pantalla y 39.000 espectadores, los más bajos desde el 15 marzo. Parece que a los televidentes catalanes no les tira tanto esta trama real como a otros.