23/04/2024 11:03:59 PM
23/04/2024 11:03:59 PM

Las otras 200 ‘Mónica Oltra’ del PP inocentes a las que nadie ha pedido perdón

“Que pidan perdón a Mónica Oltra” o “es caso de persecución política, judicial y mediática” son de las frases más repetidas por dirigentes políticos y opinadores de la izquierda tras archivarse la investigación contra Mónica Oltra por presuntamente encubrir los abusos sexuales de su ex marido a una menor tutelada. Incluso alguno hasta cuestiona la legitimidad de las pasadas elecciones autonómicas. Sin embargo, esa izquierda que se rasga las vestiduras y pide ahora penitencia por Oltra no era tan exquisita con otras 200 causas archivadas o absueltas a dirigentes del PP a los que se les sometió a un calvario mediático.

Por poner un ejemplo, el caso Taula, en su ramificación del llamado ‘pitufeo’ del PP en el Ayuntamiento de Valencia, supuso una pesadilla judicial y mediática para unos 50 cargos populares entre concejales y asesores. Para muchos fue el fin de su carrera política. Tras seis años, la causa fue archivada y nadie en la izquierda salió a denunciar lawfare. Ni a pedir perdón. Tras años de ostracismo, el nuevo gobierno del PP ha recuperado a varios de esos dirigentes en puestos de responsabilidad.

Si a Mónica Oltra le han archivado una causa, al ex presidente dela Generalitat, Francisco Camps, le han archivado nueve. Nueve que se dice pronto. De los trajes a la Fórmula 1 o la visita del Papa. Sin embargo, la izquierda sigue masacrando al ex presidente. Diarios como El País que ahora piden resarcir a Mónica Oltra dedicaron unas 200 portadas señalando a Camps. Ahí nadie hablaba de lawfare ni de perdones que siguen sin darse.

Cristina Cifuentes es otro de los presidentes del PP obligados a dimitir tras verse implicada en un embrollo judicial. En concreto, la supuesta falsificación de su máster. Al final todo quedó en absolución, pero Cifuentes fue uno de los más claros ejemplos de cacería política y mediática.

En Imelsa, otra decena de trabajadores investigados bajo la acusación de ‘zombis’ -de no ir a trabajar- han sido absueltos. Y por supuesto, el caso de Rita Barberá, al que la izquierda y el propio Compromís persiguió con supuestos casos como ‘Ritaleaks’ que ni llegaron a ser investigados. Rita Barberá falleció sin ninguna condena, pero la izquierda sigue obsesionada con su nombre negándole por ejemplo homenajes en Valencia.

Y así, 200 personas más del PP sólo en la Comunitat Valenciana, muchos de ellos imputados en su día por la cascada de denuncias que presentaba el PSOE y Compromís, el partido de Mónica Oltra, para intentar llevar a cualquiera al juzgado. La estrategia de la judicialización política la inventó curiosamente Compromís que ahora tanto se queja.