16/04/2024 05:28:15 AM
16/04/2024 05:28:15 AM

Las gafas “fake” de la Princesa Leonor

Me ha parecido insuperable la imagen juntos del Capitán General Borbón con la cadete Borbón Ortiz durante las maniobras militares celebradas la pasada semana en el campo de San Gregorio en Zaragoza. La Casa del Rey ha distribuido las fotos. Bien.

Don Felipe visitó a la Princesa Leonor por sorpresa. Como cualquier progenitor que se pasa por la oficina de su hija una mañana para luego almorzar con ella en compañía de sus compañeros de fatigas laborales. Entiéndase la ironía cargada también de cierto realismo una vez superadas las distancias, ya que Jefe de Estado solo tenemos uno.

Llaman mucho la atención las placas identificativas que ambos portan en la pechera, encima del corazón. El Monarca, escuetamente “Borbón”; la heredera, “Borbón Ortíz”, haciendo homenaje al padre y a la madre. Buen detalle.

También sorprende que todos los cadetes usen gafas de cristal oscuro en la foto menos la Princesa Leonor, que sale junto al Rey llevando gafas con cristales claros para ser bien distinguida. ¿Photoshop a lo Kate Middleton o entrecomillamos la sorpresa? Mejor el entrecomillado.

Estás instantáneas, ambos vestidos con uniformes de faena del Ejército de Tierra y rodeados de cadetes que, al igual que la Princesa, portan armas de guerra, llegan en un momento en el que los aires bélicos vuelven a soplar con fuerza por toda Europa.

Pocos ministros de Defensa o presidentes no hablan estos días de cómo, tras la invasión de Ucrania por la Rusia del autócrata Putin o el estallido de Gaza, la circulación de armas y explosivos por los países europeos se ha disparado. Se advierte del riesgo de ataques terroristas y hasta de guerra. Da miedo ver cómo la preocupación de nuestros mandatarios, los que poseen buena información, crece.

Tanto que, por ejemplo, el presidente francés Emmanuel Macron ha ido tan lejos que habla ya de enviar soldados a intervenir sobre el terreno ucraniano para compensar el poderío ruso. Lo dicho, sólo pensar en la posibilidad de un escenario bélico da pavor. A.M.BEAUMONT