25/06/2024 02:34:17 PM
25/06/2024 02:34:17 PM

La Sexta comete un grave error: filtra un dato muy privado del exministro Ábalos

El caso Koldo, con el permiso de Begoña Gómez, sigue de plena actualidad por mucho que se empeñe Pedro Sánchez en taparlo y en difundir que todo es fruto del ‘fango’. Koldo García es quién es gracias al ex ministro y mano derecha del presidente del  Gobierno, José Luis Ábalos.

Como les hemos contado en ESdiario, Ábalos pasaba con polémica este miércoles 29 por el programa de Risto Mejide en Cuatro, Todo es mentira

Muchas televisiones centraban el foco en el ex ministro de Transportes, era el caso de La Sexta y su programa vespertino Más vale tarde, que cometía un pequeño gran desliz, por el que rápidamente pedían disculpas.

Un error que afectaba directamente a José Luis Ábalos: el espacio filtraba, sin querer, el correo electrónico del ahora diputado fuera del PSOE.

Todo tiene una explicación, el error humano en este caso cometido por el responsable de la información de Tribunales de la segunda cadena de Atresmedia, Alfonso Pérez Medina.

El propio responsable se quería disculpar inmediatamente en X, la antigua Twitter donde escribía: «Quiero pedir disculpas públicamente a José Luis Ábalos porque hoy, durante la emisión de Más vale tarde, se me ha escapado su dirección de correo personal. Ha sido un error sin mala intención y lamento enormemente los perjuicios que le haya podido ocasionar. Lo siento”.

🔴 El escrito, al que ha tenido acceso laSexta, se envió el 24 de abril, el mismo día que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció mediante una «carta a la ciudadanía» que se daba cinco días de «reflexión»@alfonsopmedina nos cuenta todos los detalles ⤵️ pic.twitter.com/yg5X6168d0

— laSexta (@laSextaTV) May 28, 2024

 

El post generaba bastantes interacciones y provocaba la réplica final, sobre la polémica, de Pérez Medina: 

«Exactamente lo mismo. El otro día lo hablaba con un antiguo jefe. Qué tiempos aquellos en los que podías meter la pata, la sacabas y nadie te acusaba de nada. Ni te hacían linchamientos en redes. La conversación pública se ha vuelto irrespirable. Aquí directamente repugnante».