24/06/2024 12:59:26 PM
24/06/2024 12:59:26 PM

La “presidenta”, imputada por corrupción

La culpa la tiene la “máquina de fango”. Pedro Sánchez y los suyos nunca tienen responsabilidad. Son los demás, los que se permiten criticarle, los que injustamente le atacan, quienes perversamente retuercen la verdad. Estos malvados, claro, buscan cerrar cuanto antes los cambios políticos que el progresismo ‘sanchista’ está trayendo a España. Los guionistas de La Moncloa llevan tantas semanas adaptando el relato a cualquier contratiempo del presidente que ya ni les cuesta trabajo hacerlo.

Esta vez, a casi horas de votar de nuevo (tocan europeas el domingo, por si alguien todavía no lo sabe) han debido sólo introducir un matiz en el argumentario monclovita: el juez, encargado de investigar a Begoña Gómez, ha interferido en las elecciones al anunciar en plena campaña la citación de la esposa del presidente para favorecer al PP y Vox. O sea, los jueces son aliados al servicio de los “reaccionarios” Feijóo y Abascal. El círculo de la conspiración, cerrado.

Al final, si nos fijamos un poco más, todo el guion de los amanuenses de Sánchez va dirigido a lo mismo, tratar que se hable más de lo que rodea al caso de corrupción por el que se investiga a “la presidenta del Gobierno” (Patxi López dixit) que de lo mollar del tema.

Nos perdemos discutiendo si hay una trama de tabloides, políticos ultras y jueces para acabar con el mandatario socialista y nos dejamos por el camino la gran pregunta: ¿cómo Sánchez no iba a estar enterado de la morterada de millones públicos que se han llevado los amigos de la mujer de su vida? Ni ético ni estético y veremos si la Justicia dice que ilegal. Lo innegable es la relevancia política de que por primera vez en la historia de España, la mujer del presidente del Gobierno se sentará ante un juez.  A.M.BEAUMONT