28/05/2024 01:14:18 AM
28/05/2024 01:14:18 AM

La polémica azota a Masterchef: un exparticipante desmonta el concurso de TVE

Masterchef está viviendo una mala racha desde hace ya bastante tiempo. El concurso gastronómico por excelencia de TVE lleva varios días en el punto de mira. Más que de costumbre. Hace algo más de una semana, el formato de Shine Iberia se vio envuelto en una polémica tras el abandono de Tamara y la actitud de Jordi Cruz. Esto ha provocado que varios exconcursantes hablen y desmonten algunas mentiras de Masterchef, tal y como ha hecho Pablo Pérez, de la tercera edición, para el diario El País. Aunque no es la primera vez que este aspirante critica el programa de La 1, pues en varias ocasiones ha acudido a sus redes sociales para hacer lo propio.

 

La diferencia es que, ahora, ha denunciado el cambio que ha sufrido con el paso de las ediciones. Y es que, Pérez no ha dudado en señalar lo que pasó con el célebre ‘León come gamba’ como el punto de inflexión que hizo que el concurso dejase de ser un concurso para pasar a ser un reality show. «Los 14 concursantes que quedábamos estábamos muy afectados, llorando por todo lo que había sucedido en plató. Y eso que en pantalla no se vio ni la cuarta parte de lo que pasó. Nos metieron en el cuarto donde hacemos los descansos y, en medio de ese silencio sepulcral, una de las jefas nos dijo, sonriendo y aplaudiendo: ‘¡Vaya programa nos habéis regalado!», explica en su última entrevista en el citado  medio.

Un exconcursante desmonta Masterchef

Un episodio ‘divertido’ para todos, menos para el concursante que presentó el plato: «Alberto estaba llorando a mares y vi a las responsables del programa bailando de alegría y diciendo que se iban a hacer ricas con lo que había pasado con él», ha revelado Pérez, para añadir que «desde el programa niegan lo innegable. Llegabas a escuchar cómo decían por el pinganillo a los jueces a qué concursante tenían que expulsar, pero ellos te seguían diciendo que no era así», asegurando que todo está planeado. «Piensas que te van a cuidar y terminas sintiéndote como una mierda, con todo el mundo hablándote mal», ha puntualizado. 

¿ Por qué no eliminar directamente el puto programa?
Es más, ¿por qué se permitió que pasase lo que pasó con el chico del león come gambas? https://t.co/LJkkHe3UMQ

— La Carmenchu🔻💫🏳️‍🌈 (@iridiscarmen) April 26, 2024

 

Pero Pérez no ha sido el único que ha hablado. Otra concursante, que ha preferido mantenerse en el anonimato, asegura que «la productora busca que el espectador entre en conflicto con los concursantes». «Expone al escarnio público a personas anónimas. A mí me pusieron la etiqueta del llorón y me supuso una serie de críticas que afectó a mi familia. ¿Qué necesidad?», ha señalado Pérez sobre su experiencia allí y la forma en la que se sintió. «No hay derecho a que utilicen a personas para dar espectáculo ridiculizándolos. Personas que han hecho el casting este año me cuentan que ya no te hacen pruebas gastronómicas como nos pasaba a nosotros, sino pruebas de cámara y que les cuentes tu vida, aunque no sepas cocinar. La diferencia de lo que busca ahora el programa es muy clara», ha explicado esta concursante anónima al medio citado.

Es absolutamente intolerable que esto que acaba de pasar en MasterChef se emita en la televisión pública. Luego se nos llena la boca hablando de salud mental, pero mientras no hay psicólogos en la pública, con nuestro dinero sí pagan esta violencia. pic.twitter.com/KSJYeOVnZL

— Paola Aragón Pérez (@paragonperez) April 24, 2024

 

La conversación dio para mucho, pero, sin duda, lo más destacable es la información que este exconcursante reveló sobre lo involucrado que está Masterchef en cuestiones de salud mental. Según el concurso, desde el suicidio de Verónica Forqué se aumentaron los protocolos, y desde la productora siempre han defendido que tienen un equipo de psicólogos que siguen el día a día de los concursantes. Algo que ahora desmonta Pérez. «Mi última semana en el concurso estaba psicológicamente destrozado y no tuve ese tipo de asistencia», ha sentenciado.