24/04/2024 09:41:15 PM
24/04/2024 09:41:15 PM

La “patria vasca” se infarta porque Sánchez será quien decida el lendakari

Nunca antes un Aberri Eguna (el día de la patria vasca en el calendario nacionalista) se había desarrollado en un clima de tanta tensión (emocion) electoral, con la sociedad vasca polarizada y con Bildu rondando un sorpasso histórico.

Según las últimas encuestas publicadas en estas últimas horas de la precampaña del 21A, cerca de 50.000 indecisos del PNV pueden decidir un resultado que apunta a la histórica victoria de los de Arnaldo Otegi en votos pero con el PNV logrando más escaños. Cosas del reparto proporcional de 25 escaños de cada una de las tres provincias hasta los 75 que conforman la Cámara de Vitoria.

En este día de la patria vasca tan singular, el PNV ha optado de nuevo por llevar su acto central a Bilbao, símbolo de la fortaleza del partido en Vizcaya, su principal bastión. También tirando de simbolismo, Bildu ha elegido Pamplona, una apuesta por las esencias de una Euskal Herria que el ahora moderado Otegi ha aparcado para disfrazar a su candidato de “posibilista” y centrado en los problemas que verdaderamente preocupan a los vascos. (Otegi dixit).

 

Este domingo han habido referencias al “nuevo estatus” y al derecho a decidir de los vascos pero tanto en Bilbao como en Pamplona todos los dirigentes del PNV y Bildu pensaban en «otro derecho a decidir»: el de Pedro Sánchez. Porque salvo sorpresa mayúscula, el nuevo lendakari y el nuevo Gobierno Vasco saldrán de una puerta cuya llave tiene el PSE de Eneko Andueza, y por tanto de Sánchez. Y queda saber si el presidente del Gobierno da su triple salto mortal y hace lendakari al delfín de Otegi. Los socialistas lo niegan pero el fantasma de la desalojada alcaldesa de Pamplona, Cristina Ibarrola, se pasea de noche por los despachos de Sabin Etxea el cuartel general de los de Urkullu, Pradales, Ortuzar y Aitor Esteban.