21/07/2024 01:43:55 AM
21/07/2024 01:43:55 AM

La exministra Álvarez emula a Sánchez y adelanta el fallo para Chaves y Griñán

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez ovacionó a la exministra socialista de Fomento y exconsejera andaluza de Economía y Hacienda, Magdalena Álvarez, en un mitin y la describió como víctima de un «vil ataque de la derecha». El homenaje a la condenada por la corrupción de los ERE fue sospechoso, pero todo tenía una razón, porque solo 13 días después el Tribunal Constitucional anulaba el delito de prevaricación que pesaba contra Álvarez.

Ahora la exconsejera del PSOE hace lo mismo y este viernes se ha mostrado «absolutamente segura» de lo que ocurrirá con sus compañeros en la Junta, los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, y adelanta que el TC se comportará con los recursos de amparo presentados del mismo modo que con el suyo.

 

A la pregunta de si cree que la rebaja de condena que conllevará la decisión del TC «despeja el camino para que otros condenados» en el caso de los ERE como los expresidentes Chaves y Griñán vean también «recortadas sus penas», Magdalena Álvarez ha respondido que está «absolutamente segura» de que así será, y también sucederá con «otros muchos compañeros que están en la misma situación», de forma que tendrán «la misma respuesta» que ha tenido ella por parte del TC, que, según ha aseverado, ha venido a decir tanto a la Audiencia de Sevilla como al Tribunal Supremo que a ella la condenaron «injustamente».

El PSOE se afana en minimizar el Caso ERE

Álvarez niega cualquier responsabilidad y llega aún más lejos al rechazar que en el caso de los ERE se malversaran más de 680 millones de euros, y ha apuntado que esa era «una cifra presupuestada por el Parlamento de Andalucía para ayudas sociolaborales, lo que se conoce como los ERE, pero en ningún momento se ha probado ni se ha dicho, ni se ha investigado cuánto es» el dinero malversado.

 

Estas palabras se unen a las aún más escandalosas de la vicepresidenta del Gobierno, María Jesús Montero, que exige al PP que pida perdón. Y es que los socialistas se afanan en que el caso de corrupción más grave de la historia quede en papel mojado y las decisiones judiciales de la Audiencia de Sevilla y el Supremo en una especie de montaje. Mientras los exdirigentes de la Junta del PSOE, sindicalistas y empresarios se siguen sentando en el banquillo y sumando penas de cárcel por desviar dinero público.