24/05/2024 06:58:28 PM
24/05/2024 06:58:28 PM

La consejera andaluza escenifica la chapuza con las ayudas a los más vulnerables

El cambio del modelo del programa de Solidaridad y Garantía Alimentaria por parte del Gobierno de Pedro Sánchez ha desatado un intenso debate en el Parlamento andaluz, en el que la consejera de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad de la Junta, Loles López (PP-A), ha escenificado el caos y la chapuza del ejecutivo central con unos ejemplos demoledores para la bancada socialista y la izquierda.

La consejera de la Junta de Andalucía ha recriminado que con el nuevo modelo de tarjetas monedero se implanta tarde, mal y con recortes. Al respecto ha señalado que se excluyen a 280.000 andaluces sobre los beneficiarios actuales de la prestación, al esgrimir que quedan fuera del programa las familias sin menores a su cargo.

 

Además tampoco el Gobierno central cumple plazos y «no se ha entregado una tarjeta monedero en toda España» según ha indicado la consejera, después de poner de manifiesto que el Gobierno anunció en primer lugar que esas tarjetas monedero se repartirían en abril para aplazarse entonces a este mes de mayo.

El disparate en las tarjetas monedero

Pero lo más grave ha sido la forma en la que las familias más vulnerables pueden aplicar esas tarjetas monedero, porque en lugar de diseñarse para aliviar su situación les genera mayores problemas y gastos. Y es que López ha expuesto desde la tribuna un ejemplo demoledor, que ha desarmado a los diputados del PSOE y de Por Andalucía, al explicar que un beneficiario de esta ayuda de un pueblo de Almería tendría que desplazarse más de cien kilómetros para poder hacer uso de esa tarjeta para comprar alimentos, lo que supone un desembolso económico que no pueden afrontar.

Si una persona no tiene dinero para comer, ¿cómo va a poder pagar el desplazamiento de más de 100 kilómetros para poder usar la tarjeta monedero? pic.twitter.com/AcFRhAAE5o

— Loles López (@loleslopez) May 15, 2024

 

La consejera, que ya ha criticado en diversas ocasiones la falta de solidaridad con las personas más pobres de Andalucía y ha afeado el recorte de 18,9 millones de euros en el programa, ha pedido un modelo dual: la convivencia de un programa de reparto de alimentos con esas tarjetas monedero.