25/06/2024 03:07:30 PM
25/06/2024 03:07:30 PM

La amnistía de Sánchez no es el final: Moncloa ya se prepara para el referéndum

Este jueves no se consuma nada. A pesar de la generalizada opinión de que con la Ley de Amnistía definitivamente aprobada se concluye con un procés que ha puesto en jaque el orden constitucional de España, en especial su unidad y seguridad, y se consolida la “convivencia”, como repiten por doquier desde el PSOE, nada más lejos de la realidad.

Ellos tendrán el control de las instituciones, pero nosotros tenemos la verdad.

Si el 9 de junio te quedas en casa, ganarán los que pactaron con un prófugo de la justicia y humillaron a España.

🗣️ @DolorsMM
#TuVotoEsLaRespuesta #EleccionesYa pic.twitter.com/aI0uZ4Zz1E

— Partido Popular (@ppopular) May 28, 2024

Ya lo decía el defenestrado Pere Aragonès cuando todavía ostentaba cargo en ERC. Esto «no es un punto y final» aseguró hace unos meses, en referencia a la Ley de Amnistía, el todavía president -en funciones- de la Generalitat. En esta misma mañana de miércoles, con mayor contundencia si cabe, lo ha recordado Gabriel Rufián, el portavoz de ERC en el Congreso. Así, en respuesta a ESdiario y en una velada advertencia a Pedro Sánchez, el republicano catalán confirmó que «la próxima parada, el referéndum, es nuestra idea» porque, justificó Rufián, «hay dos millones de personas, guste más o menos, que quieren votar el estatus político de Cataluña».

No hay duda. El procés, en suma, sigue y además con una inalterada hoja de ruta: alcanzar la independencia. La Ley de Amnistía es tan solo la primera fase. Ahora, y ya se están preparando en La Moncloa, tratarán de alcanzar la segunda etapa en forma de referéndum de autodeterminación. Y el problema sigue siendo el mismo. Pedro Sánchez, tras perder los comicios generales del 23J en favor de Feijóo, dependió de ERC y Junts para revalidar el poder que otorga residir en La Moncloa -ese fue, precisamente, el trueque- y, tras este jueves, seguirá pendiendo de una confianza supeditada a las exigencias del independentismo.

«Son cosas de Rufián«, respondía esta misma mañana el ministro Óscar Puente, con palmario nerviosismo, al ser preguntado por la declaración de intenciones de Gabriel Rufián. En La Moncloa ya retumba el referéndum de autodeterminación, conscientes de las dificultades que se vislumbran en el cada vez más cercano horizonte. Eso o «colorín colorado», como amenazaba no hace demasiado el secretario general de Junts, Jordi Turull.

Sea como fuere, lejos de evidenciarse, por consiguiente, un florecimiento de la «convicencia», ERC y Junts demuestran una soberbia basada en la evidente inestabilidad de Pedro Sánchez y su sensación de poder: el independentismo ha perdido la mayoría en Cataluña pero su mando sobre el Ejecutivo nacional es más sustantivo que nunca. 

El PP recurrirá la Ley de Amnistía al Tribunal Constitucional

A pesar de que no se concluya nada, la gravedad per sé de la Ley de Amnistía es evidente. La igualdad ante la Ley de los españoles, un principio troncal de cualquier democracia con un sólido Estado de Derecho, se ha quebrado: a pesar de los graves delitos cometidos que unos cuantos miles cometieron en Cataluña, entre ellos Carles Puigdemont y sus más cercanos, la amnesia en forma de Ley borrará tal pasado. No es que se le perdonen los delitos -como ocurrió con los indultos- sino que, directamente, con la amnistía, se olvidará que los han cometido. Como si absolutamente nada hubiera ocurrido.

En este sentido, el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, defenderá este jueves en el Pleno del Congreso el «no» del PP a la ley de amnistía, una norma que el Partido Popular ya ha anunciado que recurrirá ante el Tribunal Constitucional, según han confirmado a ESdiario fuentes del partido.

Además, aunque la amnistía será el eje central del discurso de Feijóo, fuentes de su equipo no descartan que pueda hacer mención al llamado caso Koldo y la investigación judicial por presuntos delitos de corrupción en los negocios y tráfico de influencias que afecta a Begoña Gómez, la esposa de Pedro Sánchez.