24/05/2024 07:09:12 PM
24/05/2024 07:09:12 PM

Intxaurrondo llama genocida en TVE a Israel mientras asesora inversiones árabes

La empresa de Silvia Intxaurrondo ejerce un negocio conflictivo en plena guerra Islam-Israel con su papel de presentadora de TVE. Asesora tanto inversiones árabes en España como a «empresas e instituciones» hispanas que buscan abrir negocios en países musulmanes. Les ofrece «socios árabes».

Su firma publicita su rostro, nombre y currículo como directora general de la firma como garantía ante el «socio árabe» mientras acusa de genocidio a la embajadora de Israel en directo.

15 de abril de 2024. Hasta tres veces con distintas frases Intxaurrondo reiteró su acusación en TVE contra Israel: «Embajadora, hablemos de Gaza: ¿Se puede justificar el asesinato de 14.000 niños y niñas inocentes en seis meses?». 

«Asesinatos indiscriminados y masivos contra una población civil desarmada se han constatado. Lo que está bajo investigación, y todo apunta que así va a ser confirmado, es que estemos hablando de un genocidio o de una limpieza étnica«.

«Embajadora, el ejército de ocupación israelí ha asesinado a 196 cooperantes, 175 de ellos pertenecientes a Naciones Unidas, y ha asesinado en Gaza a 105 periodistas. Los periodistas internacionales no podemos entrar en la Franja, parece que no nos quieren como testigos. ¿Usted cómo explica este número de víctimas tan elevado?». 

Dulce con Irán

Todo esto reprocha a Israel 24 horas después de sufrir 300 proyectiles iraníes. Pero ese mismo día no se muestra tan agresiva con el embajador de Irán«¿Cuál era el objetivo de ese ataque con 300 drones o misiles contra Israel?», pregunta Intxaurrondo.

«Como sabes, Silvia, el 1 de abril nuestra embajada en Damasco fue atacada por este régimen. Basado en al artículo 51 de la carta de la ONU teníamos derecho a ejercer la legítima defensa contra ese ataque armado. Con esta operación, muy limitada, hemos querido restablecer el equilibrio», replica el embajador iraní. 

Intxaurrondo no le cuestiona que sea legítimo tal bombardeo con más de 300 proyectiles, ni que lo llame «operación muy limitada» cuando la BBC lo tacha de «ataque sin precedentes», ni destaca que no mataron miles de civiles porque Israel los derribó en su casi totalidad.

Ni le preguntó sobre la masacre de civiles de Hamás que propició este conflicto ni los rehenes que tomó. Ni si Irán financia o arma a Hamás. No hubo repreguntas.Por el contrario, lanzó dos a la embajadora israelí.

Intxaurrondo quedó muda ante el diplomático iraní. Y su colega, Marc Sala, sólo osó una repregunta: «¿Embajador, contemplan nuevos ataques?» Y el embajador les tranquilizó. «No». Fin del bombardeo. Y no faltan feministas que claman que debió preguntarle por las atrocidades de su policía moral. Tampoco tocaba.

Negocios con «socios árabes»

Intxaurrondo tiene fans por acorralar a la embajadora de Israel, y detractores por no hacer otro tanto con el embajador de Irán. Discutible. Pero hay algo objetivable. Su independencia se presta a debate cuando realiza negocios con una parte de los países en conflicto: «los socios árabes».

¿Le ayuda empresarialmente ser dura con Israel? ¿Perdería clientela si callase, como hace con Irán,  cuando Israel defiende sus bombardeos como legítima defensa? ¿O sólo Irán tiene derecho a la legítima defensa?

Es el problema cuando periodismo y negocio se cruzan. La pureza de sus convicciones, justa o injustamente, puede generar dudas al telespectador. Ocurre mientras casi triplica el salario público del presidente.

Ella dirige, así lo publicita, una firma «especializada en gestionar y desarrollar estrategias de comunicación, relaciones públicas y soporte. Instituciones árabes que deseen entrar en el mercado español y países latinoamericanos y comunicarse con instituciones. Empresas gubernamentales y privadas».

Su firma difunde su nombre, rostro y Linkedin para que el inversor árabe o español sepa que dirige esta empresa Silvia Intxaurrondo. No es socia pasiva.

Y en árabe ofrece lo siguiente al inversor musulmán: «Organización de entrevistas y reuniones con medios de comunicación y figuras influyentes».

¿Qué figuras influyentes españolas tiene en cartera la presentadora de oro de TVE que entrevista a cargos del Gobierno, autonómicos…? Pero Intxaurrondo, a tenor de su publicidad, también gestiona el camino inverso: inversiones de españoles en países islámicos. 

«Tenemos una amplia experiencia en el desarrollo de estrategias de comunicación para facilitar el acceso de empresas e instituciones a los países árabes. Puedes solicitar y contratar todos nuestros servicios de comunicación, formación de portavoces, y presentación y organización de eventos para reforzar tu presencia en estas regiones».

¿Qué empresas e instituciones españolas ha colado Intxaurrondo en el mercado árabe? «Por encima de tu cuenta de resultados y del valor de tus servicios, los socios árabes valoran tu habilidad para adaptarte a un entorno arabo-musulmán y tu capacidad para crear un entorno de confianza. Te guiaremos para que tu negocio prospere en estos países».

¿Se pueden guiar negocios en el próximo oriente mientras lo analizas en TVE? Su involucración es total: «Te aconsejamos cómo reforzar tu estrategia de comunicación y tus campañas de publicidad y marketing para acceder a regiones arabo-musulmanas. Te acompañamos y asesoramos en tus reuniones y viajes de negocios». 

Intxaurrondo interroga a embajadores mientras su firma actúa de embajadora comercial. Y con delegación en Túnez. Este diario ha solicitado sin éxito la versión de la empresa de Intxaurrondo por mail y teléfono.