24/05/2024 08:47:24 PM
24/05/2024 08:47:24 PM

Incendio en el Gobierno: una ministra de Sumar pide exterminar a los judíos

La cascada de declaraciones en la izquierda patria en contra de Israel y a favor de Palestina, con acampadas hippies en universidades incluidas, se les está yendo a más de uno de la mano cayendo en el más evidente antisemitismo. El problema es cuando esta línea roja la traspasan miembros del Gobierno, incluso ministros como la titular de Infancia y Juventud, Sira Rego, que ha utilizado un lema que aboga por eliminar el estado de Israel.

“Desde el río hasta el mar” es la consigna empleada por la ministra que es cuota de IU y Sumar en el Gobierno. Dicho así parece algo inocente, pero es una frase empleada por los islamistas radicales para exigir la eliminación del estado judío -que se encuentra enmarcado entre el río Jordán y el mar Mediterráneo– y que ha causado mucha polémica por ejemplo en países como Estados Unidos donde también fue utilizada por una congresista.

Por si hubiera alguna duda, queda disipada cuando vemos quién ha utilizado esa proclama. Lo han hecho las más sanguinarias organizaciones de terrorismo yihadista. Líderes de Hamás, por supuesto, pero también responsables de yihad islámica e incluso el mismo Osama Bin Laden, líder de Al Qaeda. Éste último en una carta que publicó como justificación a los atentados del 11 de Septiembre contra las Torres Gemelas y el Pentágono afirmó que “nos tienen que devolver la tierra palestina. Toda ella, desde el río hasta el mar, es tierra islámica y no puede ser vendida ni regalada a nadie”.

La salida de tono de Sira Rego se produce justo cuando el propio Pedro Sánchez no deja de alertar de los peligro “de los ultras”. Pero que una ministra suya emplee consignas propias de los terroristas de Hamás y de sus aliados parece ser que no es ultra, sino algo moderado y conciliador. Esta actitud además podría desencadenar una crisis diplomática con Israel, que ya tiene varios desencuentros con Pedro Sánchez.

Albares, harto de que Sumar le puentee

Es más, el propio Gobierno vive una guerra interna entre el sector de Sumar, partidario de enfrentarse a Israel, y el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, que quiere no llegar a más con el Estado judío. Albares ya ha vetado en varias ocasiones el intento de Yolanda Díaz de visitar Palestina. Ahora, la carta del ministro de Derechos Sociales, Pablo Bustinduy, a las empresas españolas con intereses en Israel, ha provocado otro rifirrafe con Exteriores.

Desde el ministerio de Exteriores defienden que Israel es un «estado amigo de España» y afirman que no estaban al corriente de la carta enviada por el ministerio de Derechos Sociales que acusa a Israel de “genocidio en Palestina”. Albares no quiere echar más leña al fuego, pero Sumar va directamente con el bidón de gasolina y puede incendiar las relaciones diplomáticas de España.