29/05/2024 09:01:41 AM
29/05/2024 09:01:41 AM

Por última vez durante su mandato, Pablo Hernández de Cos, actual Gobernador del Banco de España, ha comparecido ante la Comisión de Economía del Congreso para presentar el Informe del Banco de España 2023. Esta comparecencia del actual Gobernador es de suma importancia, teniendo en cuenta que finaliza su mandato y puede ser que la entidad -durante el proceso de renovación que empezará en el mes de junio- rompa la tradición de tener un gobernador y un subgobernador consensuados por los dos partidos mayoritarios. En esta ocasión y según las intenciones expresadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no contará con el PP por no haber accedido a la renovación del CGPJ.

Esta postura generará sin duda polémica puesto que el Banco de España -junto a la AIREF- es uno de los pocos organismos que el ‘sanchismo’ no ha podido controlar. El Banco de España elaboró un Plan Estratégico en 2020 cuya vigencia de un cuatrienio está a punto de finalizar de manera positiva.

En primer lugar, el primer aspecto en el que se centró este plan estratégico fue la capacidad de reacción temprana ante los riesgos para la estabilidad financiera y económica. Hay que decir que la creación y los trabajos del Comité de Estabilidad Financiera han reforzado la capacidad para analizar los riesgos emergentes para la estabilidad financiera. Lo han hecho proponiendo acciones para su gestión y mitigación hasta el punto que se han realizado ejercicios de análisis de impacto de nuevos riesgos en las entidades financieras, como los asociados al cambio climático, haciendo uso de pruebas de resistencia del Banco de España.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, durante su comparecencia en el Congreso.

En cuanto a la modernización de la entidad como segundo objetivo, se han producido importantes mejoras que han dado lugar a una mayor eficiencia en el uso de recursos, como la automatización de tareas y la implementación de proyectos de robotización. Todo ello gracias al programa de Transformación Digital, llegando a un total de 61 procesos que han dado lugar a mejoras de valor añadido, liberando a los empleados de trabajos repetitivos y manuales.

 

En cuanto al uso de nuevas tecnologías y modelos de inteligencia artificial, se ha adoptado un modelo de gobernanza de datos, así como el fortalecimiento de la ciberseguridad, que han mejorado la explotación, visualización y uso de datos y que han permitido usar tecnologías avanzadas en las tareas de supervisión la creación de la Oficina del Dato.

También se ha puesto en marcha un Programa de Evaluación Independiente, con el fin de institucionalizar un proceso de mejora continua de la Transparencia, que ha abarcando cuatro programas externos sobre la difusión económica y financiera, actividades de investigación, las proyecciones macroeconómicas del Banco de España y la innovación tecnológica en la función de la supervisión.

En cuanto a impulsar la excelencia a través de la gestión del talento, como tercer objetivo del Plan, cabe destacar el impulso de la flexibilidad en la gestión del trabajo, la potencia ion del desarrollo profesional y de la gestión de la diversidad, además de la revisión de los sistemas de evaluación. Respecto a aumentar la influencia en los ámbitos del Banco, se han aprobado las prioridades analíticas y de investigación para el cuatrienio, actualizadas con carácter anual con el fin de comprender mejor los desafíos de las transformaciones en el actual entorno económico, proponiendo las mejores políticas públicas para abordarlas.

Adicionalmente, un claro ejemplo del compromiso del Banco de España para mejorar el análisis coyuntura, es la puesta en marcha de una encuesta sobre la actividad empresarial EBAE de carácter trimestral, aportando la situación del empleo, actividad y los precios en las empresas españolas

Por último, como quinto y último objetivo el generar confianza y más valor para la sociedad, se han impulsado las actividades en el campo de la educación financiera y fortalecido la supervisión de conducta, creando la Dirección General de Conducta Financiera, que desde 2022 que ha permitido establecer nuevas maneras de supervisión, frente a los riesgos de las entidades frente a los clientes.