15/06/2024 07:39:19 AM
15/06/2024 07:39:19 AM

«Free Begoña, somos zurdas»

Pedro Sánchez es un líder populista. El culebrón que ha montado con Begoña es para reír. También para llorar. La publicidad monclovita ha llegado al éxtasis. Hacer que una imputación judicial a la esposa del presidente sea un trampolín para remontar en unas elecciones es tan temerario que da miedo. ¿Hasta dónde se está dispuesto a llegar? No parece haber límites. Mentira, propaganda y agitación mezcladas sin pudor para llegar a la hora del voto al mayor grado de polarización. Todo al servicio de una carrera política bien personalista.

Ver a Sánchez en el cierre de campaña en Fuenlabrada enfundado en una camiseta con el lema frentista «Somos zurdas» ha sido el fuego artificial del final. Con la traca de las pulseras «Free Begoña». ¿De quién hay que librar a la dama de La Moncloa? De Europa no se ha hablado en los actos que en vez de mirar a Bruselas han ido de revolver vísceras. Todo al servicio de activar a la izquierda alrededor del sanchismo para frenar la «máquina de fango»: una teoría de la conspiración lunática para sectarios que deseen seguir con la fe del carbonero a un «puto amo». El sentido común dice que todo este «merchandising» averiado no debería tener buen resultado. Las urnas dirán el domingo por la noche. A.M.BEAUMONT