14/06/2024 07:43:05 PM
14/06/2024 07:43:05 PM

Feijóo pisa el acelerador del 9J: su plan maestro para dar la puntilla a Sánchez

Quién a hierro mata, a hierro muere. Pedro Sánchez llegó a Moncloa con la excusa de la corrupción que ahora le salpica de lleno con la imputación de Begoña Gómez y el PP no va a desaprovechar este «caramelo» a unas horas de que se abran las urnas de unas europeas que cobran una importancia decisiva tras la decisión del juez Peinado.

La consigna es clara: «no desviar la atención y centrar todo el mensaje» en la presunta corrupción que afecta a Sánchez y a su esposa y dejar atrás la polémica sobre una hipotética moción de censura que los socialistas utilizaron para atacar a Feijóo. «Ese debate se corta de raíz y toca hablar de Sánchez y Begoña«, es la consigna que sale en estas horas de la calle Génova.

Los populares están persuadidos de que Sánchez va a «atrincherarse», como traslada en su segunda carta a la ciudadanía – «melodrama» en palabras de Feijóo -y de que quiere convertir el 9J también en un plebiscito

Desde allí recuerdan, además, que la investigación judicial ha recibido el aval de la Audiencia Provincial de Madrid por mucho que «el presidente del Gobierno en su carta y desde la mesa del Consejo de ministros, presione al juez de manera intolerable».

Por eso, desde el primer al último dirigente del Partido Popular, con Alberto Núñez Feijóo a la cabeza, van a seguir exigiendo a Pedro Sánchez que presente su dimisión de manera inmediata, ante una investigación por corrupción frente a la que no ha dado ni una sola explicación, pero que recogen las cabeceras de los periódicos de medio mundo.

Los populares están persuadidos de que Sánchez va a «atrincherarse», como traslada en su segunda carta a la ciudadanía – «melodrama» en palabras de Feijóo -y de que quiere convertir el 9J también en un plebiscito, pero para que los votantes le indulten de los escándalos de corrupción que le salpican.

Feijóo, este miércoles en un mitín de las europeas en Extremadura junto a María Guardiola.

 

Una carta que hizo pasar a los populares de cierta euforia, al conocer la citación del juez a Begoña Gómez, a asumir que de nuevo Sánchez va a llevar al extremo la polarización, para movilizar a su electorado y sobre todo a aquel más sensible a los temas de corrupción. «El muro no se rompe», sentenciaba significativamente un dirigente popular.

Por eso, para el Partido Popular es decisivo a echar el resto en estos dos días que quedan de campaña logrando una movilización masiva de su electorado y una concentración del voto en las siglas del Partido Popular .»Hay que evitar que la división del voto de la derecha salve una vez más a Sánchez», advierten desde la dirección popular.

Acto central de Feijóo y Ayuso

En este esfuerzo final de movilización y de tratar de concentrar el voto en las siglas del PP cobra especial importancia el acto que van a protagonizar este jueves en Madrid, Isabel Díaz Ayuso y Alberto Núñez Feijóo. Precisamente era la presidenta de la Comunidad madrileña la que llamaba a no cometer «errores» ni a dar nada por ganado hasta que se cierren las urnas.

Unas urnas a las que el PP quiere llegar trasladando el mensaje de que, más que nunca, un buen resultado de sus siglas el 9J puede ser el mejor detonante para acelerar la salida de Pedro Sánchez de la Moncloa. Un resultado que se sabrá tan sólo unas horas antes de que se constituya la mesa del Parlament donde, a día de hoy, Sánchez no tiene garantizado ni que el PSC se alce con la presidencia de la mesa ni que Salvador Illa presida la Generalitat.

El PP no se quita el traje de campaña

Ocurra lo que ocurra el domingo, los populares van a seguir en alerta ante la estrategia que se pueda estar ya preparando en la sala de máquinas de la Moncloa tras las europeas y con la citación de Begoña Gómez en los juzgados de plaza de Castilla en menos de un mes.

Tras la derrota socialista del 28M, Sánchez convocó elecciones generales que, aunque perdió, le permitieron seguir en Moncloa. Tras conocer que el juez había abierto diligencias contra Begoña Gómez, se encerró 5 días a reflexionar, así que está vez al PP no le va a pillar nada por sorpresa, «estamos preparados para cualquier escenario», señalan desde la cúpula popular.

En el caso de que decida «atrincherarse» en el Palacio de la Moncloa y no convocar elecciones ni dimitir, el PP se teme lo peor: que Pedro Sánchez ponga en marcha lo que, eufemísticamente, llama «regeneración democrática» y que para el PP consiste simple y llanamente en » amordazar a los jueces o a los medios de comunicación jueces críticos con el Gobierno» alertan desde la dirección popular.

La carta de Pedro Sánchez o las amenazas de toda una portavoz del Gobierno, Pilar Alegría, presionando al juez Peinado por osar investigar a la mujer del presidente, hacen presagiar lo peor.