26/05/2024 09:02:42 AM
26/05/2024 09:02:42 AM

Feijóo gana a Abascal y no solo en Cataluña: ‘roba’ votos al PSOE y olvida a Vox

Indiscutiblemente el PP ha superado todas las -mejores- expectativas en Cataluña. Nadie, tampoco Feijóo y sus más cercanos, pensaban que iban a alcanzar esos 15 escaños y, de forma holgada, la cuarta posición en un trascendental 12M catalán.

Feijóo, con Alejandro Fernández como candidato, ha ganado a Abascal en lo que era la otra sustantiva pugna en los recientes comicios. Pero el PP no solo ha ganado a Vox en Cataluña, esa región que constituía, por otra parte, la joya de la corona de Abascal, sino que ha ganado en toda España.

Ha ganado -así se ha certificado una vez más- la idea que llevan explotando los de Feijóo desde que el gallego llegó a la sala de máquinas del partido: su nicho electoral está en el centro. No en la más escorada derecha que representa Vox. Ahí no está el nicho de sus votos. Al menos el grueso de ellos.

 

Pueden desde Génova, por tanto, olvidar a Vox; no necesitan competir con ellos ni, mucho menos, entrar en sus provocaciones como el reciente furor epistolar de Abascal a Feijóo.

A contrario sensu, con quién sí compite el PP, recordando antaño, es con un PSOE que ha perdido toda centralidad: ese millón, millón y pico, de votantes moderados del PSOE -más de centro que socialistas- son la clave para el éxito del PP en el próximo plebiscito Sánchez-Feijóo europeo, como ya están enfocando los populares los próximos comicios del 9 de junio al Parlamento Europeo.

Hacer política desde el centro”, claman por doquier desde los de Feijóo, recordando que frente “al voto emocional de Vox”, por el que el PP no compite, existe otro electorado mucho más amplio y transversal que sí es capaz de valorar el principal activo del actual líder del PP: su demostrada “capacidad para la gestión” tras cuatro mayorías absolutas en Galicia, aseveran a este periódico desde Génova.

El PP no quiere, en suma, un voto emocional -como el de Vox- sino racional, que sea capaz de valorar y apostar por la ejecución en la Administración Pública. Feijóo ha ganado a Abascal, por tanto, no solo en el plano aritmético en Cataluña sino que, también, a nivel general, en el conceptual.