28/05/2024 01:53:02 AM
28/05/2024 01:53:02 AM

Fallece el escritor Paul Auster a los 77 años por un cáncer de pulmón

El destacado escritor estadounidense Paul Auster ha muerto este martes por la noche en Brooklyn, un barrio de la ciudad de Nueva York (Estados Unidos), a los 77 años de edad como consecuencia de un cáncer de pulmón, según ha informado el diario The New York Times. La muerte de Auster, autor de obras como La trilogía de Nueva York, Sunset Park, Invisible o El libro de las ilusiones, ha sido confirmada al citado diario por su amiga Jacki Lyden.

Sentí el sabor a mortalidad en la boca y en ese momento entendí que no iba a vivir para siempre. Se necesita mucho tiempo para aprenderlo; cuando lo haces, no vuelves a ser el mismo. Tenía 17. Estoy hablando de libertad, Fogg.

-El palacio de la luna

Paul Auster (1947-2024) pic.twitter.com/VN6n74nMbL

— Sergio Huidobro 🇵🇸 (@sergiohuidobro) May 1, 2024

 

Su trayectoria y popularidad ha hecho que su obra fuera traducida a más de cuarenta idiomas, y le ha llevado a ingresar en la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias y a recibir el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2006. En noviembre de 2023 publicó su última novela, Baumgartner, que llegó después de la novela 4 3 2 1, de 2017, los ensayos La llama inmortal de Stephen Crane, de 2021, y Un país bañado en sangre, también de 2023.

Superestrella literaria

Con su mirada penetrante, su estilo conmovedor y su aura de protagonista, Auster fue ampliamente reconocido como una «superestrella literaria». El Times Literary Supplement de Gran Bretaña lo describió una vez como «uno de los escritores más inventivos y espectaculares de Estados Unidos». Su estilo distintivo y su exploración de temas como la identidad, el azar y la búsqueda del significado lo convirtieron en un referente en el mundo literario.

Aunque nativo de Nueva Jersey, quedó indeleblemente vinculado con los ritmos de Nueva York, su ciudad adoptiva, que fue un personaje más en gran parte de su trabajo, particularmente el barrio donde encontró la muerte, Brooklyn, y donde se instaló en 1980 en medio de las calles de piedra rojiza bordeadas de robles en Park Slope.