28/05/2024 01:37:20 AM
28/05/2024 01:37:20 AM

Escándalo internacional: denuncian el antisemitismo de TVE en Eurovisión

La presente edición de Eurovisión, celebrada este sábado 11 de mayo en la localidad de Malmö (Suecia) no pasará a la historia por la victoria de la canción propuesta por Suiza, de Nemo, sino por la polémica generada en el certamen con la expulsión de uno de los participantes, Países Bajos y, sobre todo, por el inaceptable comportamiento del público contra la joven intérprete de Israel.

El comportamiento del público fue absolutamente lamentable trasladando un conflicto político y la responsabilidad de ello a la joven artista de 20 años, Eden Golan. Pero no sólo fue el público, muchos políticos de izquierdas de todo el mundo clamaban por hacer un boicot a Israel, politizado así (y cargándose) el festival de la canción.

Peticiones como no votar a Golan se sucedieron por toda Europa, viralizándose ese mensaje en las redes sociales. Especial empeño pusieron en ello políticos de España de los círculos de Podemos, Sumar, sectores del PSOE y otras entidades alineadas con la izquierda más radical.

Pero, además de politizar un certamen artístico, consiguieron efecto contrario: Eden Golan recibió 12 puntos de países como Australia, Bélgica, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Holanda, Portugal, San Marino, España, Suecia, Suiza y Reino Unido. Pero además otros 10 países le entregaron 10 y 8 puntos a la artista israelí. De esta manera, 25 de los 36 países que podían hacer uso del televoto colocaron a Eden Golan en su top 3.

Lamentable y repugnante la retransmisión de RTVE de #Eurovision2024.

1) “Hay silbidos lógicamente” cuando han pitado a la cantante israelí.

2) El “Bueno” indignado cuando se ha llevado más de 300 votos del televoto.

3) Los lamentables segundos de silencio mientras Israel… pic.twitter.com/HEeXXklawL

— Froilán I de España 🇪🇸 (@FroilLannister) May 11, 2024

 

Un disgusto para la izquierda que tuvo especial incidencia en la retransmisión de Televisión Española. La 1, lejos de tratar de mantener los abucheos y protestas de forma discreta, como quería la organización y así ocurrió en el resto de televisiones que emitían el festival, se recrearon en el maleducado comportamiento de los asistentes.

Las denuncias a TVE

Los comentaristas de TVE, Tony Aguilar y Julia Varela, celebraban –incluso magnificaban- cada silbido, cada grito, cada abucheo que se producía contra la delegación israelita, tanto es así que su comportamiento ha sido fruto de denuncias en las redes sociales. En X, fundamentalmente, se han sucedido (este lunes 13 aumenta incluso la polémica) las durísimas críticas contra el comportamiento de RTVE.

El conocido influencer Froilán I de España ha canalizado todas las protestas con una contundente denuncia:

Lamentable y repugnante la retransmisión de RTVE de Eurovision 2024.

1) “Hay silbidos lógicamente” cuando han pitado a la cantante israelí.

2) El “Bueno” indignado cuando se ha llevado más de 300 votos del televoto.

3) Los lamentables segundos de silencio mientras Israel subía a primera posición.

4) El tono de voz fúnebre con el que el presentadore cretine narraba la escena.

RadioWokelivisión española. Pero pagada por todos.

https://t.co/DM8CewGTtZ

— J. Dani MH (@MatamalasJ) May 12, 2024

 

Nadie se acuerda ya del ridículo de España con Zorra de Nebulossa en la presente edición. La polémica lo envuelve todo porque a esta denuncia se sumaban otras muchas como la que ponía en evidencia otra cuestión relacionada con Televisión Española:

«Lo que también ha destapado esta edición de Eurovisión es la perversa manipulación de los medios de comunicación subvencionados con el dinero de los ciudadanos. El caso más flagrante el de RTVE y RTVE Noticias, que lleva meses publicando las trolas que difunde Hamás como si fuera información contrastada y cierta, atacando a toda hora a Israel.

La vergonzosa retransmisión de RTVE de Eurovisión también le ha destapado como brazo propagandístico del Gobierno de Pedro Sánchez.

Y lo mejor de todo esto: se ha destapado que una gran parte de la ciudadanía ya se informa a través de otras fuentes (redes, canales de difusión…), y no a través de los grandes».