15/06/2024 07:28:41 AM
15/06/2024 07:28:41 AM

El último «feo» de Enrique Ponce que realza aún más las virtudes de Luis Miguel

Día marcado en rojo para Victoriano Valencia, que este jueves 30 de mayo cumplía 93 años en plena forma. Y como no podía ser de otra forma teniendo en cuenta la relación tan especial que tiene con su padre, Paloma Cuevas organizó una gran fiesta en su residencia de Madrid para celebrar esta fecha tan especial con todos sus seres queridos.

Y aunque la socialité no se dejó ver, y Luis Miguel se convirtió en el gran ausente en el cumpleaños ya que está de gira por Canadá, amigos como José Ortega Cano, Marilí Coll, Margarita Vargas y Luis Alfonso de Borbón, la joyera Cristina Yanes, o Raúl González Blanco y Mamen Sanz estuvieron al lado de Victoriano en el momento de soplar las 93 velas de su tarta.

«Estoy feliz. Ya el mejor regalo es tener a la familia unida» confesaba emocionado el padre de Paloma al abandonar la celebración en compañía de su esposa, Paloma Díaz.

Un cumpleaños redondo en el que sin embargo no recibió la felicitación de Enrique Ponce. A pesar de que su relación durante muchísimos años no fue solo personal (ya que el torero estuvo casado con su hija durante más de 20 años y es el padre de sus nietas) sino también profesional, el novio de Ana Soria no se acordó de su primer suegro en un día tan señalado, como reconoció el propio Victoriano intentando quitarle importancia a este feo gesto: «No ha dado tiempo. No sé si está en el campo o dónde está».

Un desaire que no tuvo la actual pareja de su hija, Luis Miguel, que como contó radiante le llamó para «desearme mucha felicidad, la misma que yo le deseo a él y los éxitos ahora que viene a actuar aquí a Europa». «El primero que va a celebrar va a ser en Córdoba en atención a mi hija, que es cordobesa», presumió orgulloso, sin ocultar que le encantaría que Paloma pasase por el altar con el cantante mexicano: «Nos encanta la felicidad de la gente, donde la tenga y la encuentre, enhorabuena para ellos».

Y mientras Victoriano celebraba su 93º cumpleaños en la casa de la diseñadora, Enrique Ponce toreaba en Granada, donde se dio un baño de masas fotografiándose con sus seguidores y firmando autógrafos, pero evitando hacer ninguna declaración sobre su desaire al que fue su suegro.