24/07/2024 02:28:44 PM
24/07/2024 02:28:44 PM

El Real Madrid se viste de ONG para facilitar la salida de Joselu a Catar

Hay cosas en esto del fútbol que nadie es capaz de entender. Y ésta es una de ellas. Joselu, delantero del Real Madrid cedido por el Espanyol, tiene una oferta mareante de un equipo de Catar. El Espanyol, tenedor de su pase hasta el 30 de junio de 2025, quería negociar un precio para traspasar al futbolista para así cuadrar sus cuentas, pero Florentino Pérez ha irrumpido en escena para hacer algo que escapa a toda lógica.

Que Joselu, madridista más que confeso, es un héroe para el madridismo tras sus dos goles al Bayern en semifinales de la Champions es un hecho irrefutable. Que el Real Madrid no es una ONG y que es propiedad de sus socios, debería serlo también. Pero no parece importar demasiado ahora mismo.

El Real Madrid ha dedidido pagar la cláusula de compra que pactó hace un año con el Espanyol por Joselu, de 1,5 millones de euros, para facilitarle su salida, gratis al Al-Gahrafa, el club de Catar que quiere contratarle y le pone ocho millones de euros limpios por temporada, una cantidad a la que el club blanco no se acerca ni a la cuarta parte. Pero aunque es de alabar el gesto del Real Madrid, no es menos cierto que es absolutamente ilógico.

Primero, porque el Real Madrid despilfarra 1,5 millones de euros de sus socios en una operación que sólo sirve para mejorar la imagen de los que toman la decisión. Y segundo, porque el Espanyol, un club cuya economía es la de un equipo ascensor que pulula entre Primera y Segunda sin establecerse definitivamente en ninguna de las dos categorías, esperaba un impulso económico para cuadrar cuentas, tirarse al mercado y poder tratar de pescar un par de piezas que le ayuden en la pelea por la permanencia.

Además, el Espanyol es un club que tiene una profunda raigambre entre el socio madridista, que considera que el club barcelonés es «hermano» dado que tiene que compartir espacio con la apisonadora del FC Barcelona en Cataluña, por lo que sobrevivir es casi un éxito. Sí, es una operación que escapa a toda lógica.