14/06/2024 07:43:39 PM
14/06/2024 07:43:39 PM

El hombre “malvado” de la televisión ahora levanta pasiones en teatro

Es Miguel. De apellido Hermoso. De cuna artística. Padre y madre. La genética estaba preconcebida y destinada. Sus progenitores son el director de cine y televisión Miguel Hermoso y Elena Arnau, una actriz que abandonó su oficio para ser madre. Su vuelta no fue a los escenarios sino a las pruebas de selección para conseguir un papel en el mundo escénico. Elena Arnau es de las primeras mujeres directoras de casting de nuestro territorio nacional.. Entre sus decisiones laborales tiene en su haber a los actores y actrices con más arraigo escénico de nuestro país.

Nuestro protagonista de hoy quería ser actor. Desde chiquito. Su padre no lo veía con buenos ojos. No era la decisión acertado, según el padre. El tiempo ha puesto la verdad sobre la mesa de aquella decisión que no era compartida por Miguel Hermoso padre. El hijo Miguel triunfa actualmente en el teatro Bellas Artes de Madrid con la función de Miguel Débiles La guerra de nuestros antepasados.

Es el antagonista del maestro de la interpretación Carmelo Gómez. Cien minutos de clase magistral de dramaturgia e interpretación al estilo de los dioses del proscenio. Miguel Hermoso no es un secundario. Es principal como su compañero. «Carmelo ha sido muy generoso conmigo. Esta función es un antes y un después en mi carrera. Algún día soñé con trabajar con Gómez. Lo he conseguido. Es un maestro y siempre se aprende», comenta a Esdiario.

La guerra de nuestros antepasados es un texto con enjundia. Mucho arraigo de la España olvidada. Difícil. Desgarrador. Drama puro. Dos actores que hacen de una dificultad literaria un éxito. La función se estrenó hace dos años con el sello del productor Jesús Cimarro y Pentación. 24 meses recorriendo España. Una parada en la capital y han regresado para finalizar el espectáculo. Hasta el 28 de julio, el magnifico texto del vallisoletano Delibes se puede saborear en el Teatro Bellas Artes.

Carmelo es un dios de la escena. Miguel es su mejor discípulo. Hermoso se hizo muy popular con dos series de televisión. Fue el malvado y muy malvado en la pequeña pantalla con la telenovela de sello nacional Yo soy Bea. Era Diego De la Vega. Su gran salto a la popularidad. Años antes su personaje de Diego en la serie El Super fue de popularidad inalcanzable. Hermoso interpretaba al hijo secreto de la actriz Paca Gabaldon. La actriz daba vida en televisión a Maika, la propietaria del supermercado. Han pasado más de 20 años. Miguel Hermoso es mucho más que un actor de televisión. Lo demuestra de miércoles a viernes en este teatro de Madrid donde se mete en la piel de un psiquiatra que departe con el personaje de Pacífico. La obra fue publicada por primera vez en 1975. Entonces era actual. Ahora también. Poco se ha cambiado. En estos temas del melodrama y el drama.

Miguel Hermoso estudió en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (RESAD). Entonces ubicada en la Plaza de Isabel II en pleno centro de la capital. Es madrileño de Puerta Cerrada donde vivió en una buhardilla durante años triunfa en el teatro con los grandes del teatro de verdad. Miguel quiso ser actor. Lo ha conseguido. Lo ha demostrado. Nueva generación. Su único hijo, Gonzalo estrenará en este mismo teatro el drama de Shakespeare Coriolono. Gonzalo es el protagonista. Al joven que un día su padre le dijo que no quería que fuese actor, ahora no ha tenido la oportunidad de aconsejar. Complicado. La genética manda y el ambiente predispone. No tenía otra. Tres generaciones de arte en una saga. La vida.