24/05/2024 07:55:25 PM
24/05/2024 07:55:25 PM

El escándalo Rocha puede dejar sin Eurocopa a España y sin Europa a los clubes

La injerencia del Gobierno en la Federación Española de Fútbol no es bien recibida por la UEFA y la FIFA, que meditan acometer medidas excepcionales contra las selecciones españolas de fútbol y los clubes españoles en torneos internacionales que llegarían incluso a la exclusión de ellos: España no participaría en la Eurocopa y sus equipos no podrían jugar Champions, Europa League o Conferencie League al menos la próxima temporada.

 

El Gobierno, a través del Consejo Superior de Deportes, ha decidido intervenir la RFEF, algo inédito en la historia, a través de la creación de una «comisión de supervisión, normalización y representación» que tutelará lo que suceda en Las Rozas durante los próximos meses. De momento no ha inhabiliado a Pedro Rocha, presidente de la Comisión Gestora, de su cargo pese que tiene un expediente que lo permitiría. El próximo martes, el CSD tomará una decisión definitiva sobre él.

Mientras, en la sede de la UEFA, en Nyon (Suiza), creen que la intervención gubernamental viola las leyes de la FIFA y que es muy complicado diferenciar este caso de otros ocurridos hace años en otras Federaciones. Aunque la FIFA es la encargada última de sancionar a sus miembros afiliados, la UEFA también puede intervenir como ha hecho en el pasado con Rusia, excluyéndola de todos sus torneos tanto a nivel de selecciones como de clubes.

La amenaza de 2008

 

Siendo Sepp Blatter presidente de la FIFA, en 2008, este estamento amenazó a España con dejarla fuera de la Eurocopa a cuenta de la discrepancia entre el Gobierno de Zapatero, representando por Jaime Lissavetzky (secretario de Estado para el Deporte), y la RFEF por la fecha de la celebración de las elecciones en este organismo, que debían celebrarse en el primer semestre, de acuerdo con la Orden ministerial, mientras que Villar quería celebrarlas en el segundo.

La FIFA amenazó con excluir a España de esa Eurocopa (en la que ganó tras derrotar a Alemania en la final con ese recordado gol de Fernando Torres) y a los clubes españoles de las competiciones europeas. Finalmente, las elecciones se celebraron el segundo semestre y no hubo sanción porque la FIFA entendió que no hubo injerencia estatal.

El máximo organismo futbolístico mundial determina en sus Estatutos que sus federaciones miembro deben administrar sus asuntos de forma independiente y asegurarse de que no haya injerencia de terceros en sus asuntos. El inclumplimiento de esta norma ha acarreado suspensiones como las sufridas por diversas federaciones: Kuwait, Benín, El Salvador, Nigeria, Belice, Togo… ¿Será la siguiente España?