29/05/2024 08:28:12 AM
29/05/2024 08:28:12 AM

El equipo de Susanna Griso, obligado a intervenir en una conexión con okupas

Espejo Público se ha convertido este martes, 30 de abril, en noticia. Más que el matinal, uno de los reporteros del programa que presenta Susanna Griso, sin pretenderlo, se ha convertido en protagonista durante una conexión en directo. Javi Fuente, que así se llama el periodista en cuestión, estaba intentando contar una historia un tanto enredosa a los espectadores del formato de Antena 3, cuando en un momento concreto tuvo que cortar por lo sano. Es más, tanto él, como la presentadora del programa, afearon tajantemente al invitado la grave acusación que acababa de lanzar por televisión.

El matinal de Atresmedia quería mostrar la máxima tensión que se vive dentro de un edificio del barrio de Usera (Madrid), presuntamente, tomado por una mafia okupa. Una versión contradictoria a la de Vladimir, un residente colombiano que quiso expresar en directo su indignación contra el resto de vecinos que lo acusan sin pruebas. Una historia que, además, estaba un poco enredada, tanto que Griso y Miquel Valls tenían serios problemas en entender el grueso de la noticia. Mientras ordenaban los caóticos testimonios durante la conexión, la abogada penalista Beatriz Vicente, alertaba a su vez de que, «se está cometiendo un delito en directo, porque tienen orden de alejamiento».

‘Espejo Público’ corta una conexión en directo

Tras la advertencia de Vicente, el reportero de Espejo Público tuvo que separarlos y retomar las entrevistas por separado en cada domicilio, distanciados por un simple tabique de ladrillos, para intentar entender mejor la polémica. Después una breve intervención de la vecina portavoz de estos conflictos vecinales, con asuntos de drogas, robos y agresiones de por medio, Fuente volvió a pulsar la opinión del aludido. «¡Los policías son racistas!», soltó de primeras el colombiano ante la audiencia defendiéndose por haber sido detenido recientemente, según alega, sin pruebas y por ser extranjero. «¡Bueno! Eso, eso son palabras mayores», interrumpió el reportero de Antena 3, visiblemente incómodo con la cobertura de este testimonio.

P

Pero esta ‘defensa’ también pilló por sorpresa a quienes se encontraban en el plató de Antena 3. De hecho, la propia presentadora se vio en la obligación de intervenir para que este asunto no fuese a mayores: «¡Vamos a dejarlo ahí! Porque, desde tu perspectiva, todo el mundo es racista. La Policía, Rosa, los taxistas…», cortaba Griso, escuchándose murmullo de incomodidad. Acto seguido, y siguiendo los pasos de la presentadora del matinal, el periodista enviado al edificio en Usera también respondió: «España no es un país racista y la Policía tampoco«. Esta fueron las palabras de cierre del reportero, pues acto seguido el programa decidió dar por finalizada la conexión en directo.