28/05/2024 02:09:54 AM
28/05/2024 02:09:54 AM

El egoísta Sánchez no puede “matar” a Illa

Alberto Núñez Feijóo cree que Pedro Sánchez acabará dando el poder a Carles Puigdemont. Lo dijo este martes ante el Comité Ejecutivo Nacional del PP.

El presidente popular bien sabe que si todo el independentismo se cierra en banda, llegado el momento, le tocará «ceder» los escaños de su formación catalana para investir al primer secretario del PSC, Salvador Illa, antes de repetir elecciones.

Entonces, Feijóo sí cerrará el ataúd del ‘procés, al menos, como lo entienden unos rupturistas que van a seguir ahí.

Por ello, los socialistas, antes que pedir nada al PP, removerán Roma con Santiago para llegar a un acuerdo con ERC y los Comunes. Illa desea ser quien entierre este ‘procés.

Sánchez, desde luego, ha demostrado que todo aquello que vaya en su beneficio le vale. Y, ciertamente, los siete diputados del fugado de la Justicia son claves para su continuidad en La Moncloa.

Pero, hasta un dirigente como el secretario general socialista tiene límitaciones. No es tonto y no desconoce que una pirueta como la de volver a darle alas a Puigdemont, tras haberlo enterrado los votos, sería su muerte política.

El pasado domingo 12 de mayo fuerzas dispares ideológicamente como PSC, PP, Vox y los Comunes (Sumar) obtuvieron 74 diputados. El ‘Parlament’ de Cataluña tiene una mayoría absoluta amplia de representantes que no desea la independencia. Esa es la realidad política catalana expresada en las urnas.

Insisto, PSC, PP, Vox y Sumar, son partidos muy distintos, aunque todos están de acuerdo en que Cataluña debe seguir junto a España. Si alguna de estas formaciones diera un salto tan espectacular, como es favorecer al independentismo de Junts para que el separatista Puigdemont vuelva a tener opciones de ser ‘president’, además de ir contra la voluntad de los votos, perdería toda su credibilidad en el resto del país. Es imposible se venda como quiera venderse dar ese paso al vacío.

Ni siquiera el todopoderoso y egoísta secretario general del Partido Socialista podría permitirse un «cambio de opinión» tan monumental.

El ‘procés’, tal como lo han planteado Junts, ERC y la CUP, si quiere el Partido Popular está enterrado, se pongan como se pongan los líderes secesionistas que se niegan a hundirse bajo tierra. Otra cosa es que todavía no toque hablar de ello hasta que Illa (por cierto, cuyas relaciones con Sánchez están en vía muerta hace tiempo) lo pida.

Eso si: el 10 de junio se constituye la mesa del ‘Parlament’ y no sería lógico que fuese un diputado «indepe» quien se llevase el gato al agua. A.M.BEAUMONT