24/05/2024 08:02:51 PM
24/05/2024 08:02:51 PM

El dividido debate de «TardeAR» sobre la participación de Israel en Eurovisión

A penas han pasado unos días desde la final de Eurovisión 2024 celebrada en Malmö, una final que estuvo marcada por toda la polémica que rodeó al certamen musical por la participación de Israel en el mismo y las quejas del resto de participantes. Aunque finalmente fue Suiza quien se hizo con el micrófono cristal, ha sido Israel quien ha copado todos los titulares en los días siguientes a la final.

Prácticamente todos los programas de televisión han dedicado minutos de su tiempo para debatir sobre la participación de Eden Golan, la representante de Israel, en el festival. En «TardeAR» no han sido menos, y Ana Rosa Quintana y sus colaboradores han querido opinar sobre toda la polémica que se originó en Eurovisión.

Un debate que fue de lo más diverso, porque mientras algunos colaboradores como Susana Díaz, la expresidenta de la Junta de Andalucía, defendía la expulsión de Israel, hubo otros que se posicionaron como defensa de Eden Golan y del país hebreo, como por ejemplo Alaska quien también habló sobre los abucheos que sufrió Golan durante su actuación.

El diverso debate de «TardeAR»

Susana Díaz lo tenía claro, «en los festivales hay que sacar a los países que están en guerra, porque si no se desvirtúan y al final será otra cosa», unas declaraciones que Xavier Sardà cuestionaba amplificando el debate: «¿Y las dictaduras?».

Sobre eso quiso hablar también Alaska, que recordó la única victoria de España en Eurovisión: «Lo que Xavier acaba de decir es tremendo, porque nunca hubiéramos ganado Eurovisión. Massiel no hubiera podido ir. ¿Qué culpa tiene el país de los dirigentes que tiene cuando no son votados?». Pero Alaska no se quiso quedar ahí, también quiso hablar sobre el difícil momento que tuvo que afrontar Eden Golan.

Porque la joven artista israelí fue muy abucheada por el público tanto en su salida durante la ceremonia de banderas como durante su actuación, algo que la dejó muy tocada emocionalmente como se pudo ver. Sobre esto quiso hablar Alaska, que defendía que «a ningún artista se le debe abuchear jamás… Y no por vetar unas canciones o a unos cantantes vamos a cambiar nada».

Porque algo en lo que coincidieron todos es que, como explicó Sardà: «No se solucionarán los conflictos porque un cantante cante o no cante, o porque se silbe más una canción que otra. Los conflictos se solucionarán si los políticos europeos y mundiales los quieren solucionar».