29/05/2024 08:23:04 AM
29/05/2024 08:23:04 AM

El BBVA no se da por vencido: OPA hostil al Sabadell, que se resiste y sube en bolsa

El BBVA sigue intentando absorber al Banco Sabadell y, tras el rechazo por parte del Consejo de Administración de la entidad catalana hace una semana a su primera oferta de carácter amistosa, el banco vasco ha lanzado una oferta pública de adquisición (OPA) hostil sobre el 100% de sus acciones. Como era de esperar, desde el Sabadell han reiterado su rechazo y se han remitido a su comunicación del lunes, cuando descartaron la operación por considerar que se «infravalora significativamente» tanto su proyecto como las perspectivas de crecimiento como entidad independiente.

Desde el banco de origen catalán mantienen que generarán más valor en solitario que fusionados con el BBVA. Hay que remarcar que tal y cómo explica la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), “una OPA hostil se produce cuando el interesado en comprar se salta al consejo de administración o la dirección de la empresa y lanza la oferta pública dirigida directamente a los accionistas”.

El presidente de BBVA, Carlos Torres Vila.

En dicho comunicado afirmaban que la caída «significativa» y la volatilidad en el precio de la acción de BBVA en los últimos días generaba una «incertidumbre adicional» sobre el valor de la propuesta. De hecho, tras lo sucedido, Banco Sabadell se ha disparado un 5% en la apertura bursátil, hasta intercambiarse a un precio de 1,88 euros por acción. En cambio, BBVA ha cedido un 5,11%, cayendo a los 9,76 euros por título.

El Gobierno rechaza la OPA

El silencio se instaló en el Gobierno tras la primera oferta pero después de la OPA hostil presentada en las últimas horas ha mostrado abiertamente su rechazo a la operación. Hasta ahora desde el Ministerio de Economía, encabezado por Carlos Cuerpo, no se había pronunciado, pero tras los últimos acontecimientos han deslizado a los medios que “el Gobierno rechaza la decisión de BBVA de plantear una OPA hostil a Sabadell, tanto en la forma como en el fondo”.

Estas mismas fuentes advierten de que esta operación introduce «efectos lesivos potenciales» en el sistema financiero español, pues supondría un incremento en el nivel de concentración «que podría tener impacto negativo en el empleo y en la prestación de servicios financieros». De hecho la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, sí que ha hecho declaraciones al respecto, afirmando que es una operación «contraria a los intereses de España” ya que «destruiría mucho empleo, provocaría exclusión financiera y más oligopolio».