15/06/2024 07:20:54 AM
15/06/2024 07:20:54 AM

El auge del pistacho en España: un cultivo milenario y sostenible

De la más absoluta marginalidad en nuestras tierras a protagonizar uno de los crecimientos más espectaculares en el sector agrícola de los últimos años. Así ha sido el recorrido del pistacho, este fruto milenario de origen asiático. La superficie dedicada a su cultivo ha aumentado un asombroso 3.000% en la última década, alcanzando las 78.495 hectáreas en la actualidad. Estos son algunos de los datos reveladores que se extrajeron del estudio «Presente y Futuro del Cultivo del Pistacho y su Procesado. Una perspectiva empresarial», presentado el pasado 4 de junio en el Real Jardín Botánico de Madrid.

El evento, que contó con la presencia de Teresa Riesgo, secretaria general de Innovación del Gobierno de España, sirvió para constatar este nuevo rol protagónico del pistacho, una de las plantas mejor preparadas para afrontar los retos climatológicos actuales, mucho más exigentes. Una de las principales ventajas de su cultivo radica en su capacidad para prosperar en condiciones climáticas adversas. Su cultivo es altamente sostenible pues, a diferencia de otros cultivos que requieren grandes cantidades de agua, el pistacho necesita menos riego, lo que lo convierte en una opción ideal en regiones afectadas por la sequía. Además, su sistema de raíces profundas ayuda a prevenir la erosión del suelo y mejora su estructura y fertilidad a largo plazo.

El informe, elaborado por Juan Vilar, doctor en Economía y Empresariales por la Universidad de Jaén, subraya que “el cultivo del pistacho puede reducir significativamente el uso de pesticidas y herbicidas, gracias a su resistencia natural a numerosas plagas y enfermedades”. Pero esta no es la única virtud del pistacho en cuanto a la optimización de recursos. Gracias a la innovación y a la profesionalización del sector, impulsadas por Agróptimum, un joven grupo empresarial agroalimentario y biotecnológico, también se puede reducir el consumo de fitosanitarios. Si a esto le sumamos las óptimas condiciones climatológicas favorables de nuestro territorio y el aumento sostenido del consumo de este fruto seco, tanto a nivel nacional como internacional, no sorprende que España se perfila como futura líder en la producción y comercialización de pistachos en Europa.

No obstante, para alcanzar este liderazgo «será imprescindible seguir apoyándose en la innovación«, afirma Ángel Minaya, CEO de Agróptimum, que forma parte del consorcio Life-AIs, una iniciativa que cuenta con el apoyo del prestigioso programa europeo medioambiental LIFE. Este consorcio está poniendo a prueba una metodología puntera, como es la captura de imágenes con cámaras 3D y el procesamiento con Inteligencia Artificial (IA), para obtener información individualizada de las plantaciones. Esto permitirá ejecutar tratamientos y tareas en campo de alta precisión, lo que se traducirá en significativos beneficios medioambientales y económicos para las empresas agrícolas. Se prevé que, una vez implementado este sistema en unas 98.000 hectáreas de cultivo, se podrán disminuir 3.225 toneladas al año de gases de efecto invernadero.

Ángel Minaya- CEO de Agróptimum 

El auge del pistacho no solo tiene implicaciones ambientales, sino también económicas y sociales. España se ha posicionado como uno de los principales productores de pistacho en Europa, con una producción que alcanzó las 5.000 toneladas en 2023, lo que supone un incremento del 260% en los últimos cinco años. Este crecimiento ha contribuido a la generación de empleo en zonas rurales, contribuyendo a la fijación de la población y al desarrollo económico local.