19/04/2024 12:47:53 AM
19/04/2024 12:47:53 AM

Descubre el poder terapéutico del origami: 7 razones para empezar hoy mismo

El arte del origami, o lo que es lo mismo, la práctica de formar figuras tridimensionales plegando papel, tiene sus raíces en Japón. De hecho, el término «origami» procede de dos palabras japonesas: «ori», que significa doblar, y «kami», que quiere decir papel.

Durante el período Edo en Japón (1603-1868), esta técnica se popularizó como forma de entretenimiento entre las clases altas y bajas por igual. Los samuráis practicaban el origami como una forma de relajarse y mejorar su destreza manual, mientras que el pueblo común lo utilizaba en festivales y celebraciones para crear adornos y juguetes. Desde entonces, es una parte integral de la cultura japonesa, con un sinfín de formas y diseños que van desde simples figuras hasta complejas obras maestras.

Pero lo más interesante de todo esto es que, además de ser una afición bonita y una actividad recreativa ideal para cualquier edad, la papiroflexia, que es como la denominamos en occidente, ofrece una serie de beneficios físicos, mentales y emocionales muy interesantes para quienes lo practican de manera regular.

Desarrollo de Habilidades Motoras

El proceso de doblar y manipular el papel en formas complejas ayuda a desarrollar y mejorar las habilidades motoras finas. Al requerir precisión y destreza en los movimientos de las manos y los dedos, es especialmente beneficioso para niños en edad escolar y adultos mayores que buscan mantener la agilidad manual.

Estimulación Mental

La concentración necesaria para seguir las instrucciones y realizar los pliegues correctamente para conseguir una figura, es una excelente manera de estimular la mente y, por lo tanto, de combatir el deterioro cognitivo mejorando la atención y la memoria. 

Reducción del Estrés y la Ansiedad

Esa misma concentración de la que hablábamos en el punto anterior puede ser una forma efectiva de reducir el estrés y la ansiedad. Al centrarnos en el acto de doblar y crear, nos olvidamos de las preocupaciones diarias quitándole presión a nuestro estado emocional pudiendo llegar a experimentar un estado de calma y serenidad. 

Fomento de la Creatividad

El origami es un medio de expresión artística que permite experimentar con formas, colores y diseños, ayudándonos a desarrollar la imaginación, por lo que es una actividad especialmente beneficiosa para los más pequeños de la casa.  

 

Mejora de la Autoestima

Está demostrado que a medida que a medida que vamos dominando nuevas técnicas y logramos completar proyectos más avanzados, nuestro cerebro experimienta un sentido de éxito conseguido y de satisfacción personal que puede impulsar nuestra motivación y nuestra autoestima en otras áreas de la vida.

Contribuye a las relaciones afectivas entre generaciones

Al poderse practicar a cualquier edad, el origami puede ser un magnífico punto de encuentro entre padres e hijos y abuelos y nietos. Compartir una afición en la que unos aprenden de otros y que tiene una práctica sosegada que permite el diálogo mientras se realiza, es, sin duda, algo que contribuye a romper las brechas generacionales. 

Es una afición muy barata

Eso es indiscutible. Cualquier persona tiene a su alcance la posibilidad de introducirse en este arte para el que no se necesita más inversión que la de unas hojas de papel, tiempo y una dosis razonable  de paciencia.