28/05/2024 01:13:45 AM
28/05/2024 01:13:45 AM

Descubre el bollo maimón: el bizcocho más esponjoso de Castilla y León

El bollo maimón no solo es parte de la historia de Castilla y León , también ha evolucionado a lo largo del tiempo.  Desde sus primeras menciones en textos antiguos hasta su presencia en las celebraciones nupciales contemporáneas, este manjar ha mantenido su esencia y significado. Es tradicional en varias provincias de Castilla y León, como en Salamanca, Zamora y León. 

Historia del bollo maimón: un viaje a través del tiempo

El origen del bollo maimón, esa delicia esponjosa tan arraigada en la cultura culinaria de Castilla y León , ha sido objeto de especulación a lo largo de los siglos. En el crisol de culturas que fue la península ibérica, dos hipótesis se entrelazan como hilos de una misma madeja , creando una trama de sabores y tradiciones.

Una teoría sugiere un vínculo con la cultura judía, remontándose a Rebí Maimón, padre del ilustre Maimónides , cuya memoria podría haber inspirado este manjar. Otra versión nos transporta a los sabores y aromas de la Andalucía árabe , donde la palabra «maimun» evoca la felicidad a través de sus raíces lingüísticas.

La antigüedad del bollo maimón

En los anales de la historia culinaria, el bollo maimón, es un monumento a la tradición. Sebastián Covarrubias, en su magistral » Tesoro de la lengua castellana, o española» (1611), le otorga un lugar de honor entre las delicias de antaño.

No menos ilustres son las menciones en obras de Domingo Hernández de Maceras, en el siglo XVII) y Francisco Martínez Montiño (1763), figuras que, con su pluma, perpetuaron el legado gastronómico de épocas pasadas.

La evolución del bollo maimón

En la evolución de esta receta, la descripción de Covarrubias emerge como un destello en la oscuridad del tiempo: «Un pan mezclado con hechizos de bienquerencia», una definición que trasciende lo meramente gastronómico para convertirse en un símbolo de convivencia.

De este modo, el bollo maimón se inscribe en la historia como testigo y protagonista de las celebraciones más importantes de la vida castellano-leonesa.

La tradición en los rituales nupciales.

Bajo diversas denominaciones como «Rosco de bodas salmantino» o «Dulce de esponsales», este manjar ha sido protagonista indiscutible de los rituales nupciales.

En las calles de Salamanca, León y Zamora, el «baile de la rosca» marcaba el inicio de la celebración, mientras los invitados compartían risas y dulces esperanzas para la nueva pareja. La forma característica del bollo, enroscada y generosa, simboliza la unión y la continuidad en la tradición.

Desde sus orígenes, el bollo maimón ha sufrido transformaciones, adaptándose a los gustos y costumbres de cada época. Si bien en sus inicios se moldeaba en un puchero cilíndrico, hoy en día adopta la forma de un apetitoso roscón, variando en tamaños pero manteniendo su esencia inconfundible.

Aunque sus dimensiones pueden cambiar, su presencia en las festividades religiosas sigue siendo una constante, sirviendo como ofrenda en los altares y como motivo de subasta entre los vecinos más devotos.

El bollo maimón, más que un postre , es un símbolo de identidad y pertenencia para los habitantes de Castilla y León . A través de sus sabores y aromas, se teje la historia de una región, donde las tradiciones se entrelazan con el devenir del tiempo, creando un legado gastronómico que perdura en el paladar y en el corazón de quienes lo prueban. 

Receta de bollo maimón tradicional de Castilla y León

Ingredientes

Harina de maíz o Maicena – 100 g
Azúcar – 100 g
Huevos tamaño L – 4 unidades
Levadura en polvo – 10 g
Ralladura de limón– la de ½ naranja
Anís dulce y aguardiente para aromatizar – 2 cucharadas
Para decorar
Copa Azúcar- al gusto

preparación

Precalentar el horno a 180º.
El secreto está en batir los huevos hasta que tripliquen su volumen e integre la harina con movimientos envolventes para no perder el aire de los huevos. P or eso lo ideal es usar una batidora para trabajar los huevos, aunque también lo puedes hacer con unas varillas de cocina.
Coloque los huevos, y el azúcar en la batidora y comienza a batir, primero suave y luego a más velocidad. Bate alrededor de 6 minutos, en fracciones de 3 minutos, para la máquina y de nuevo bate otros 3 minutos. Si lo haces a mano igual. La textura que buscamos es una crema esponjosa que debe triplicar el volumen inicial de los huevos.
Tamizar la harina y la levadura con un colador.
Agregue estos ingredientes a la mezcla de huevo y azúcar.
Incorpora también la rallada de limón.
Prepara  un molde para bizcocho alto y forrar con papel de horno.
Verter la masa en el molde, hornear a 180º durante 25 minutos, más otros 5 minutos de reposo, con el horno apagado.
Sacar del horno y dejar que se atempere.
Opcional espolvorear con azúcar glass antes de servir.

El bollo maimón no es solo un postre, es un legado vivo de la historia y la cultura de Castilla y León. Sus orígenes míticos, su presencia en las obras literarias más destacadas y su papel en los rituales nupciales lo convierten en un tesoro gastronómico que perdura en el tiempo.

Preparar y degustar un bollo maimón es sumergirse en una experiencia sensorial única, donde el pasado y el presente se fusionan en cada bocado delicioso. Si te ha gustado el artículo compártelo en tus redes sociales y déjanos un comentario con tu opinión.