19/04/2024 12:32:45 AM
19/04/2024 12:32:45 AM

Cunde el pánico en el PNV: sus sondeos no despegan y le enfada la pinza ERC-Bildu

En la semana en la que se celebra el Aberri Eguna, el llamado Día de la Patria Vasca para los nacionalistas, las encuestas se le siguen atragantando al PNV. La sensación de pánico no deja de crecer al constatar tres evidencias claves para las elecciones del 21A: La primera, que el sustituto de Íñigo Urkullu como candidato, Imanol Pradales, no termina de despegar.

Dos, Bildu no deja de crecer en intención de voto en todas las capas sociales y en todas las provincias. Y, tres, ERC con su adelanto electoral en Cataluña, ha dinamitado todos los planes de los estrategas peneuvistas para buscar una campaña made in País Vasco.

Buena muestra de ello es el mitin que este domingo protagonizó el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, que en una larga cambiada aprovechó para arremeter contra Bildu, pero también contra el partido de Pere Aragonés.

@andoniortuzar: “Ante el ataque de Aragonès, que insinuaba que #Euskadi es insolidaria, tuvo que poner @eajpnv el punto sobre la i; y Bildu, como son amiguitos, callado”. pic.twitter.com/zZKbnoVBdx

— EAJ-PNV (@eajpnv) March 24, 2024

“Qué necesidad tenían de atacar lo vasco para reivindicar lo suyo”, clamó Ortuzar, que acto seguido criticó a los de Arnaldo Otegi por “estar calladitos” tras las críticas al Concierto Vasco de “sus amigos” de Esquerra. Tres socios de Pedro Sánchez que no parecen tener muy buena sintonía.

En el PNV comienzan a tentarse la ropa porque intuyen que a Sánchez no le disgustaría una doble alianza PSC-ERC en Cataluña y otra Bildu-PSE-Sumar en el País Vasco. Precisamente en plan maestro de su España plurinacional que en su día defendió Iglesias.

A la irrupción de la agenda catalana en la precampaña vasca se une un PSE que no termina de aclarar sus intenciones futuras pese a que su candidato Eneko Andueza haya negado que pretenda pactar con Bildu. El problema, según fuentes peneuvistas, es que Pedro Sánchez no haya realizado una declaración tan contundente.

En Sabin Etxea comienzan a tentarse la ropa porque intuyen que al inquilino de La Moncloa no le disgustaría una doble alianza PSCERC en Cataluña tras el 12M y una alianza BilduPSESumar en el País Vasco tras el 17A. Precisamente en plan maestro de su España plurinacional que en su día defendió Pablo Iglesias.

 

Prueba del nerviosismo que hay en el PNV es que su comité electoral ha recuperado el histórico pendulo y han movilizado para arropar a Pradales a los dos lendakaris que representan las dos almas enfrentadas del partido.

Juan José Ibarretxe ha sido reclutado para movilizar al votante más soberanista, Íñigo Urkullu buscará el respaldo de su caladero más templado. Cada voto, y esta vez no es un tópico, vale su peso en oro.