28/05/2024 12:40:11 AM
28/05/2024 12:40:11 AM

 

El impacto económico de las actividades artesanales en España superó los 6.600 millones de euros en 2022, lo que supone un incremento del 8,7% respecto a 2019 -año previo a la pandemia-, según el informe Radiografía de la Alta Artesanía en España, de Círculo Fortuny con el análisis de KPMG, al que ha tenido acceso Esdiario. 
A pesar de este crecimiento, el análisis pone de manifiesto que esta recuperación ha sido menos intensa que la de otros sectores. De hecho, la comparativa muestra que se está produciendo una reducción del tejido empresarial, pasando de alrededor de 64.000 a 63.100 empresas.

Y, a consecuencia de ello, una disminución de personas empleadas en esta actividad, de 213.000 a 208.600 empleos. Por lo que el informe concluye que urgen medidas para activar la generación de valor añadido en un sector que representa en torno al 0,5% del PIB.

Retener talento mediante formación y fomentar ecosistemas

El informe advierte de la urgencia de atraer y retener el talento mediante la formación de los futuros artesanos, lo que propiciará, además, que se pueda conservar el know-how de los maestros artesanos; así como la necesidad de amparar la creación de “ecosistemas” y “hubs” especializados que fomenten, coordinen y pongan en valor las fortalezas de la alta artesanía española.

Y en todo ello será crucial seguir profundizando en la colaboración público-privada. Respecto a esto último, desde Círculo Fortuny se insta a aprovechar la entrada en vigor del nuevo reglamento de la Unión Europea sobre Indicaciones Geográficas de productos artesanales para visibilizar el valor, la autenticidad y la calidad de los productos procedentes de la alta artesanía.

Formación y apoyo institucional y económico de las administraciones públicas son, precisamente, dos de las seis palancas claves identificadas por Círculo Fortuny y KPMG para impulsar el crecimiento y la preservación de la alta artesanía.

Otras palancas son la visibilidad de la alta artesanía y de sus protagonistas, los maestros artesanos, a través de la evolución del taller a la marca.

También posicionar la oferta artesanal en el corazón del turismo de alto impacto, en auge en España en los últimos años.

Según datos recientes divulgados por Círculo Fortuny, el turista de largo recorrido gasta hasta cinco
veces más en bienes y objetos que el turista clásico. De hecho, a partir de los nuevos perfiles de clientes identificados en torno a este mercado, irrumpe un nuevo tipo de consumidor, el connaisseur, que persigue la exclusividad en el trato y la experiencia, apuesta por el lujo silencioso, se interesa por la alta artesanía y por prácticas que diferencien su estilo de vida.

Para Xandra Falcó, presidenta de Círculo Fortuny, “para visibilizar al artesano es fundamental diseñar una estrategia coral alrededor de las grandes marcas de alta gama, cuyo crecimiento muestra en los últimos años una gran resiliencia pese a las múltiples crisis que se han ido sucediendo. Estas grandes marcas son capaces de conectar con perfiles de consumidores muy exigentes que demandan discreción, sofisticación, personalización, relato emocional, creatividad o respeto al ecosistema. Son, pues, la pasarela entre el maestro y el cliente”.

En palabras de Enrique Porta, socio responsable de Consumo y Retail de KPMG en España, “las
conclusiones del informe destacan la necesidad de seguir apostando, apoyando y potenciando el ‘hecho a mano en España’ no solo como la única forma de proteger nuestro patrimonio artístico y cultural y de seguir enriqueciendo nuestra identidad, historia y tradición; sino para participar activamente de un mercado mundial de alta gama y valor, que asegure su sostenibilidad económica a largo plazo y despierte el interés del talento por iniciar, desarrollar y transmitir su oficio de generación en generación con el reconocimiento social nacional e internacional que merece”.