24/05/2024 07:18:49 PM
24/05/2024 07:18:49 PM

Celebra el Día de la Madre con nuestros muffins de chocolate esponjosos

Delicadamente esponjosos, irresistiblemente tiernos y con el dulzor perfecto, estos sencillos muffins de chocolate son la elección ideal para sorprender a las madres y abuelas en el Día de la Madre, que este año cae el domingo 7 de mayo.

Son una opción rápida ya que se hornean en menos de 20 minutos y se conservan de manera excepcional, ¡una verdadera delicia para disfrutar con los más pequeños!

Historia de los muffins

El misterio en torno al origen del término «muffin» se entreteje con la historia misma de estos exquisitos manjares. Se especula que la palabra puede derivar del bajo alemán «Muffe», que significa pastel. El término «muffin» se registró por primera vez en 1703 en el libro de cocina británico de Hannah Glasse, Mush Muffins.

Muffins ingleses

En tierras inglesas, los muffins solían ser conocidos como «pasteles de té», siendo una delicia ligera, redonda y plana elaborada con sobras de masa de levadura.

Durante la época victoriana, estos deliciosos bocados eran adquiridos de vendedores ambulantes que, con bandejas calientes en la cabeza y campanas que anunciaban su llegada, ofrecían este manjar en las calles. 

Los «hombres muffins» se encargaban de llevar estas delicias a las calles, extendiendo su popularidad entre la gente común, gracias a su sencilla elaboración. En paralelo, en América del Norte, nacía el «los otros muffins», una versión elaborada con harina, huevos, mantequilla y azúcar.

El auge de los Muffins en América del Norte

El océano separa, pero también une en la diversidad culinaria. En América del Norte, los muffins adoptaron una nueva forma, haciendo uso de levadura en polvo y horneándose en moldes más profundos.

A diferencia de sus contrapartes británicas, aquí se incorporaban ingredientes como la harina de maíz y el salvado. El repertorio de muffins en América del Norte experimentó una evolución lenta pero constante.

Desde sus inicios básicos con ingredientes como salvado, arándanos y avena, hasta el explosivo crecimiento de variedades en el siglo XX. En la década de 1920, las recetas de muffins se multiplicaron, ofreciendo una gama más amplia de sabores y texturas.

La década de 1970 marcó un hito con la inclusión de ingredientes impensables para nuestros antepasados coloniales, como queso y chocolate, que transformaron la forma en que se percibían estos pequeños deleites horneados.

Hoy en día, los muffins son mucho más que simples panecillos de té. La imaginación es el único límite cuando se trata de decoración, rellenos y sabores. Desde las clásicas recetas hasta las más extravagantes combinaciones, los muffins continúan siendo una delicia que conquista los paladares de jóvenes y adultos por igual.

Con cada bocado, se saborea no solo la historia de los muffins, sino también la innovación y creatividad que los ha llevado a ser una verdadera joya de la repostería.

Muffins de chocolate esponjosos para el Día de la Madre

Una de las claves para obtener una textura húmeda y deliciosa en esta receta reside en el uso del yogur.

El yogur natural entero, con toda su grasa, aporta una humedad y suavidad excepcionales a estos muffins. Además, prescindimos del azúcar en favor de la miel, lo que no solo endulza, sino que también proporciona una textura más fundente en boca.

Ingredientes para 12 muffins:

Harina para todo uso – 187 g
Cacao en polvo sin azúcar – 60 g
Polvo para hornear – 1 cucharadita
Bicarbonato – 1 cucharadita
Aroma de vainilla – 1 cucharadita
Yogur natural de leche entera – 245 g
Sal – 1 cucharadita
Miel – 120 g
Huevos XL – 2 unidades
Mantequilla sin sal – 56 g
Chispas de chocolate o chocolate troceado – 85 g

Preparación:

Precalienta el horno a 190 grados Celsius.
Prepara el molde para muffins:
Engrase un molde para muffins con un poco de aceite y reserva.
Mezcle los ingredientes secos: en un tazón mediano, combine la harina, el cacao en polvo, las chispas de chocolate, el polvo para hornear, el bicarbonato y la sal. 
Prepara la masa:
Agregue el yogur, la miel, los huevos, la mantequilla derretida y la vainilla
Revuelva o bata suavemente hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados.
Recupera el molde para muffins que reservamos. En cada orificio coloca papel para magdalenas, (puede ser redondo o un trozo de papel de horno que ajustes al tamaño del hueco).
Añade masa en cada papel de muffins hasta la mitad, (luego en el horno crecerán en volumen). Si tienes una cuchara para helado, te sirve para ir tomando porciones de masa y depositar en cada hueco del molde.
Introduce el molde de muffins en el horno y hornea 14-16 minutos a 180º.  Deja reposar unos dos minutos.
Retire del horno y transfiera los muffins a una rejilla para que se enfríen completamente.
Si abres un muffin comprobarás está tiernos y esponjoso.

Conservación de los muffins:

Si le sobran muffins, puede conservarlos fácilmente:

Una vez enfriados, guárdalos en un recipiente hermético por hasta 3 días a temperatura ambiente.
Para almacenar por más tiempo, conservar en el refrigerador en un recipiente hermético por hasta 5 días.
Antes de servir, es recomendable calentarlos ligeramente en el refrigerador, ya que tienden a endurecerse cuando están fríos.
También puede congelar los muffins en una bolsa para congelador por hasta 3 meses. Descongelarlos a temperatura ambiente o en incrementos de 15 segundos en el microondas.

En definitiva, los Muffins de Chocolate Esponjosos para el Día de la Madre son más que un simple regalo. Son una forma especial de mostrar amor y cuidado a mamá en su día especial. Desde su historia interesante hasta su deliciosa receta, estos muffins son una manera perfecta de celebrar a mamá y hacerla sentir especial.

Si te ha gustado el artículo compártelo en tus redes sociales y déjanos un comentario con tu opinión.